Casi 21.000 pasajeros sufrieron los desvíos de vuelos en el aeropuerto de Alvedro en 2016

|

Los desvíos de vuelos con destino al aeropuerto de Alvedro, y la consiguiente cancelación de las rutas de regreso a los puntos de origen, perjudicaron a 20.900 pasajeros durante 2016. El año se cerró con una cifra histórica de cambios de destino a última hora, pero ayer la Sociedad para el Desarrollo del Aeropuerto de Alvedro Vuela Más Alto reveló que los problemas afectaron a 169 operaciones comerciales y dañaron a un volumen de usuarios que, en su mayoría, pasó a engrosar las estadísticas del aeródromo de Lavacolla.
Los problemas generados con la ampliación de la pista de la infraestructura coruñesa –que implicó el desplazamiento del umbral y alteró la distancia de toma de decisión para aterrizar de los pilotos–, una serie de árboles que dificultan el correcto aprovechamiento del sistema antiniebla ILS de categoría II que AENA no se decide a cortar y la falta de ayudas instrumentales para tocar tierra por la cabecera sur o 03 están detrás del gran número de desvíos que padeció la terminal en el año que acaba de terminar.
Con estas cuestiones como parte de un discurso crítico con las administraciones, los expertos de la Sociedad para el Desarrollo del Aeropuerto de Alvedro, Vuela más alto revelaron ayer, tras un estudio de las ocupaciones de las aeronaves, que casi 21.000 personas padecieron los problemas de operatividad. En concreto, fueron 20.900 las que viajaban en los aviones que tuvieron que tomar tierra en Santiago y de aquellos que debían partir en esos mismos aparatos para realizar el trayecto inverso.

para lavacolla
Asimismo, se contabilizan aquellos clientes de Iberia a los que durante varios días se les cancelaron los primeros puentes aéreos de la mañana con la ciudad. Una opción, la de la cancelación, que evita los gastos extra que supone el cambio de rumbo una vez sobre el espacio aéreo de A Coruña.
“La gran mayoría de estos pasajeros –todos menos tres líneas– han sido desviados a Santiago de Compostela, que gracias a los pasajeros de Alvedro, ha conseguido superar la barrera de los dos millones y medio pasajeros”, criticaron desde la plataforma.
Así incidieron en que la instalación coruñesa “hubiese conseguido más de 1.084.000 pasajeros de no haber registrado desvíos”. Hubo meses, en el último cuatrimestre, en los que se llegaron a registrar 26 desvíos, lo que al final del ejercicio implicó la afección de 169 operaciones “a las que se le han restado los vuelos posicionales, y los recolocados en otros desde Alvedro”.
En todo caso, fueron febrero y marzo los peores meses, junto con septiembre. “Haciendo un análisis mensual, podemos comprobar la concentración de los desvíos en determinados meses del año, la mayoría repartidos en el primer y tercer trimestre del año, donde la meteorología no es propicia a lo que Alvedro y sus deficientes sistemas de ayudas a la navegación y al aterrizaje pueden asimilar”, denuncian desde el grupo. Por horas, la noche es peor que la mañana.
Si hubo un destino que se vio dañado por las diversas vicisitudes que causaron las modificaciones a bordo ese fue Madrid. Por eso mismo Iberia recurrió en unas pocas ocasiones a la supresión de frecuencias.
La ruta entre la capital y A Coruña se llevó 94 desvíos, es decir el 54%, algo que es lógico teniendo en cuenta que es la que mayor número de frecuencias y asientos ofrece. Tanto Iberia como Air Europa (Globalia) tuvieron que cambiar de planes en numerosas ocasiones a lo largo de 2016.
Pese a todo, no fueron las compañías más afectadas porque se repartieron los imprevistos. Con TAP Portugal prácticamente al margen de los problemas, fue Vueling la que registró más variaciones, un total de 76, debido a que también es la que más destinos abarca dentro de la parrilla de la terminal.
Según el colectivo de apoyo, solo la conexión con Barcelona se llevó un 27% de los cambios (46 frecuencias).
Tanto los viajeros de Valencia como los de Sevilla sufrieron las lacras de la operatividad doce y cuatro veces, respectivamente. En el caso de los clientes de la low cost que volaban desde Heathrow, en Londres, hubo seis traslados a Santiago.

Casi 21.000 pasajeros sufrieron los desvíos de vuelos en el aeropuerto de Alvedro en 2016