Ada Colau gana en Barcelona y Carmena amenaza el gobierno de Aguirre en Madrid

|

La candidata de Barcelona en Comú Ada Colau será la alcaldesa de la capital catalana después de lograr una victoria, que ella misma definió como “de David contra Goliat”, sobre CiU. Por su parte, la popular Esperanza Aguirre a duras penas consiguió resistir la irrupción de Manuela Carmena y su Ahora Madrid, a la que un solo concejal apartó de la victoria y un pacto con el PSOE situaría como alcaldesa de la capital. Mientras, la noche electoral dejó a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, como la primera víctima política de los comicios, ya que tras “haber conseguido muchísimos menos votos de los esperados”, anunció que abandonará la dirección del partido.
Las dos grandes novedades que dejaron los comicios locales fueron la atomización de los plenos protagonizada por la entrada de partidos vinculados a agrupaciones ciudadanas y la general deriva a la izquierda, que con pactos puntuales puede conseguir arrebatar alcaldías al Partido Popular. Y es que la formación que preside el gobierno sufrió la pérdida de 549 ayuntamientos en los que en 2011 había tenido mayoría absoluta, entre ellos, la capital estatal.
“Muchas gracias, Madrid, por demostrar que sí se puede”, señaló el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ante los miles de simpatizantes, que celebran que con el 99,63% escrutado el PP ganaba las elecciones en la ciudad, Ahora Madrid obtenía 20 concejales; el PSOE, 9 ediles, y Ciudadanos, 7 representantes. Y es que una coalición de izquierdas permitiría a Manuel Carmena gobernar en la capital española y dejar a la popular Esperanza Aguirre en un discreto segundo plano.
Por su parte el consistorio de Barcelona tiene como principal candidata a la Alcaldía a Ada Colau, antigua abanderada del rechazo a los desahucios y ahora líder de Barcelona en Comú, que se convirtió ayer en la primera mujer en ganar las elecciones en la capital catalana y tiene en su mano lograr el pacto que le lleve a desbancar de la Alcaldía al convergente Xavier Trias, que se quedó con 10 representantes frente a los 11 de la activista.
En Bilbao, el PNV mantuvo su feudo pese a perder dos ediles (de 15 a  13) y a la llegada de dos nuevos partidos, Bilbao en Común y Ganemos, que lograron sendos dos concejales, mientras que Zaragoza en Común estuvo a punto de arrebatarle al PP la victoria en la capital aragonesa al quedar, con 9 ediles, a solo uno de los populares.
En Oviedo el PP redita su mayoría, aunque la principal novedad en el pleno será la salida del Foro Asturias de Cascos, que pierde sus 7 concejales, y la entrada de Somos Oviedo con 6, mientras que el PSOE cede un representante y queda con 5.
El avance de los partidos minoritarios dejó al PP, que perdió ocho concejales, sin su feudo sevillano, que depende ahora de una alianza con Ciudadanos, lo mismo que ocurrió en otro de los históricos gobiernos populares, el de Valencia, donde la debacle de Rita Barberá dejó sin diez ediles al PP y la Alcaldía a expensas de pactos.
Lo mismo le ocurre al polémico alcalde en funciones de Valladolid, el popular León de la Riva que también pierde su mayoría al dejarse cinco concejales ante el avance de los partidos minoritarios. Logroño verá un gran cambio en sus plenos, que pasarán de tener presentes a solo dos partidos, PP y PSOE, a que entren Cambia Logroño, Ciudadanos y el Partido Riojano, que tendrán la llave para el gobierno de la capital de La Rioja.
El gobierno de Toledo dependerá de la política de pactos, ya que PSOE y PP consiguieron sendos 9 concejales, lo mismo que el de Cáceres, donde el PP perdió la mayoría absoluta con una fuerte caída de cinco concejales. Algo semejante ocurre en Málaga, donde Málaga Ahora, Ciudadanos y Málaga para la gente se asoman al pleno, y en Murcia, donde Cambiemos Murcia, Es Ahora Murcia y C’s tendrán la llave del gobierno municipal. La candidatura popular de Silván perdió la mayoría absoluta en León, y dependerá de los pactos si quiere gobernar un pleno en el que entraron con fuerza Ciudadanos (cuatro ediles), León Despierta (2) y León en Común (2).
Pamplona y Santander también tendrán plenos atomizados donde los pequeños partidos tendrán gran parte del poder de decisión.

Ada Colau gana en Barcelona y Carmena amenaza el gobierno de Aguirre en Madrid