Un drama con final feliz

|

Y no fue fácil. Pese a que las mejores ocasiones fueron del filial blanquiazul y que marcó dos goles en menos de dos minutos en el tramo inicial de la segunda parte, no fue capaz de cerrar el partido ni con un tercer gol ni con dominio sobre el rival, el Rápido hizo el 2-1 en el 80 y se mantuvo el drama hasta el pitido final.

Ante el Coruxo, en su estreno como técnico del Fabril, Sergio Pellicer apostó por un once inicial que poco se pareció al de ayer contra el Rápido. Álex Cobo fue el portero titular después de que Pedro López disputase cinco encuentro, Blas ocupó el lateral derecho –en O Vao lo hizo Quique– y el propio Fornos dejó la banda para ser pareja de centrales con One. En la medular también hubo una novedad: no jugó Javi Cobo y fue Gandoy el que acompañó a Carlos López en el doble pivote. Por último, Uxío, recuperado de la lesión que sufrió contra el Sanse, fue el ‘9’ blanquiazul en lugar del portugués. Un total de cinco cambios que en muchas fases del partido de ayer dieron el resultado esperado.


El Fabril empezó mejor, mucho mejor. Circuló en balón con fluidez de una banda a otra hasta encontrar profundidad y el Rápido, que formó con un 1-4-1-4-1 con Armando en la posición de pivote y Diz y Jou como interiores, no fue capaz de neutralizar los ataques del equipo blanquiazul, que dispuso de sus primeras ocasiones en la cabeza de Uxío y en el pie derecho de Juanje. El conjunto vigués parecía tener claro que replegando a todo el bloque en su campo podría contraatacar y hacer daño al Fabril en los espacios en la espalda de su línea defensiva. Solo en los saques de puerta adelantó todas las líneas para provocar el error del Fabril cerca de su área. 

En el tramo final del primer tiempo, el árbitro no pitó un claro penalti de Armando a Víctor García y amonestó al extremo del Fabril, Brais Pereiro desvió con la cara un remate de Uxío tras una gran maniobra del punta lucense, Juanje obligó a intervenir al portero rival tras un remate desde la frontal y Víctor y Montiel disfrutaron de una ocasión doble en la que el guardameta visitante desvió primero y Vitra después. El Rápido consiguió plantarse en varias ocasiones cerca del área rival pero no fue capaz de encontrar el remate. 

El inicio del segundo tiempo no fue del todo bueno por parte del Fabril. El Rápido se encontró más cómodo que nunca en el partido y tal vez se relajó cuando se vio capaz de tutear al Fabril. En el minuto 55, un centro de Víctor García fue a la cabeza de Uxío y de ahí a la red. El ‘9’ blanquiazul marcó su primer gol de la temporada culminando una jugada que él mismo inició. Sin tiempo para asimilarlo, el Rápido recibió el segundo en el 56. Una nueva concesión defensiva permitió a Gandoy estrenarse como anotador en Segunda B. Dos de las apuestas en el once inicial de Pellicer dieron resultado con dos goles de oro.

El partido estaba donde quería el Fabril, con Víctor García aportando profundidad por la derecha, con Jony Montiel sabiendo manejarse en los costados y en la espalda del mediocentro defensivo rival, con Juanje partiendo desde la banda y soltándose en zonas interiores, con Uxío amortiguando cada balón que se colgaba sobre él y dando continuidad al juego. Tal vez en los cambios Michel le ganó la partida a Pellicer. El míster del Rápido realizó tres a la vez y tanto Carlos Pereira como Kiko fueron importantes para su equipo. En el Fabril no tardaron en abandonar el campo Uxío y Jony Montiel y el equipo lo notó. El equipo vigués acabó acorralando al Fabril.

Carlos Pereira ejecutó una falta desde la frontal ante la que Cobo tuvo que intervenir con una parada más que destacada y en el minuto 80 un buen centro de Javi Sánchez desde la derecha fue bien interpretado por Kiko. Entrando desde segunda línea, el mediocentro del Rápido se lanzó al césped en el borde del área pequeña y entre él y Blas mandaron el balón a la red. De ahí hasta que pitó el árbitro, al Fabril le temblaron las piernas y al Rápido no le faltó nada para empatar un drama con final feliz.

Un drama con final feliz