El referéndum tendrá una pregunta clara y una respuesta binaria

|

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguró ayer que la pregunta del referéndum será “clara” y la respuesta, binaria. “Que todo el mundo sepa las consecuencias de votar una opción o de votar la otra, o de no votar”, dijo Puigdemont en la inauguración del VII Congreso Catalán de Contabilidad y Dirección que acoge la escuela de negocios Iese.
El presidente catalán desvelará la fecha y la pregunta del referéndum sobre la independencia hoy a las 10.00 horas en un acto en el Palau de la Generalitat.

Pesimismo sobre el diálogo
Preguntado por si habrá diálogo con el Estado, reconoció ser pesimista por la realidad vivida hasta el momento, pero aseguró que la política es precisamente diálogo. “Nuestras apelaciones fueron desatendidas de forma humillante, pero el Estado español tiene la posibilidad de rectificar en su negacionismo y nosotros nos sentaremos a hablar cuando haga falta”, sostuvo el President.
Sin embargo, advirtió: “Pero que no se confundan, la falta de diálogo no parará el proceso. Deseo el diálogo, pero no lo espero. Estaremos atentos y, si se produce, sería un buen señal que el Estado español enviaría a otros países que están observando”.
Sobre el impacto de la independencia, Puigdemont afirmóque “la viabilidad de la economía catalana está fuera de dudas”, y descartó que conlleve fugas empresariales, defendiendo que siempre se produjeron movimientos societarios y que la comunidad de Madrid registra más bajas de empresas que Cataluña.
En su opinión, así lo confirman las apuestas de grandes multinacionales por Cataluña, como las de Amazon o Tesla, y añadió que la comunidad catalana crece por encima de la media española y europea y bate récord de exportaciones cada año, lo que genera confianza empresarial.

Socio comercial preferente
“España es y continuará siendo socio comercial preferente, pero nuestro mercado es el mundo”, aseveró, tras asegurar que no hay riesgo de que una Cataluña independiente quede fuera de la Unión Europea, y confió en que el Gobierno central reconozca formalmente el Estado catalán.
En cuanto a la posibilidad de que se pueda producir un corralito, indicó que se trata de una “indocumentación flagrante con la que no se puede jugar”, y añadió que Cataluña pactará con el Estado la parte de la deuda que le corresponde del conjunto del país.
No anticipar medidas 
Mientras, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró que el Gobierno actuará “en consecuencia” con el alcance y el formato del anuncio que hoy haga Puigdemont, de la fecha y la pregunta de un referéndum unilateral sobre la independencia de Cataluña.
“Tendremos que actuar en consecuencia, pero no sé todavía en qué consiste y no vamos a anticipar ninguna medida”, destacó en declaraciones a los medios antes de participar en la presentación de un informe del Observatorio de la Actividad de la Justicia de la fundación Wolters Kluwer.
Catalá participó en ese encuentro a escasos metros de Puigdemont, que acudió a la recepción a puerta cerrada de la apertura del Consulado Honorario de Israel en Cataluña.
El ministro apeló al diálogo y a la lealtad institucional, y aseguró que saludará a Puigdemont si coincide con él: “Estaremos siempre trabajando con lealtad, diálogo y al servicio de los ciudadanos, buscando oportunidades de resolver problemas”.
Catalá subrayó que el acto de  hoy será “el anuncio del anuncio de una fecha y de una pregunta que ya se verá cómo se articula”, por lo que no quiso aventurar posibles reacciones por parte del Gobierno central. También pidió que los gobiernos se centren en “atender las necesidades reales de los ciudadanos, que es o que hace el Gobierno de la nación en Cataluña y en toda España”.
“A eso nos dedicamos y a eso nos vamos a seguir dedicando, todo dentro del marco de la ley y de la Constitución”, añadió  y avisó de que se tomarán medidas  “si Puigdemont plantea una actuación que no cabe en el marco de la Constitución”. l

El referéndum tendrá una pregunta clara y una respuesta binaria