El Ayuntamiento rechaza la entrada gradual de los autobueses interurbanos

|

La Xunta y el Ayuntamiento mantuvieron ayer un nuevo encuentro con el objetivo de desbloquear la llegada de autobuses interurbanos al centro de la ciudad, pero la reunión se saldó con una nueva negativa del Gobierno local, que rechazó la entrada gradual propuesta por la Administración autonómica. 
Los técnicos de la Xunta presentaron al concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, una propuesta para comenzar con el Plan de Accesibilidad por los autobuses procedentes de la zona de Arteixo y que penetrarán por la avenida de Finisterre. Esta opción fue planteada por la Xunta ya que la llegada de estas líneas no está supeditada a la adecuación de ninguna parada, como sucede con otras que llegarían hasta la plaza de Ourense y a Entrejardines.
Este planteamiento fue rechazado por el Gobierno municipal, que no puso reparos de carácter técnico, pero sí volvió a mostrar sus reticencias a implantar el proyecto hasta que no se definan las competencias de la comisión de seguimiento.
La Marea quiere tener capacidad de realizar ajustes sobre el plan en caso de que surjan problemas, principalmente relacionados con el tráfico. La Xunta explicó durante la reunión que posee un sistema informático para evaluar el funcionamiento y a partir del cual hacer correcciones si fuesen necesarias, pero esto no convence al Ayuntamiento. “Mentres non se definan as competencias e funcións concretas, non haberá Plan de Accesibilidade”, aseguró Díaz Grandío sobre la comisión de seguimiento.

Estudio del tráfico
La Administración autonómica lleva alrededor de dos años trabajando en este plan, durante cuya fase de elaboración se realizó un estudio basado en microsimulaciones con los distintos nodos de mayor intensidad de vehículos como las plazas de Pontevedra, Ourense y Cuatro Caminos en hora punta y con todas las expediciones de autocares, incluyendo los escolares, los urbanos, interurbanos y especiales. Los resultados muestran que se trata de una iniciativa positiva ya que responde a uno de sus principales objetivos, que reducir el número de vehículos particulares en circulación.
Sin embargo, esto no acaba de convencer al Ayuntamiento, que quiere tener la capacidad de alterar el plan en caso de que lo considere necesario, incluyendo por escrito en el acuerdo la posibilidad de eliminar líneas si hay problemas. Ahora existe una comisión de seguimiento bilateral con la que la Xunta propone realizar una evaluación conjunta y tomar decisiones de mutuo acuerdo, pero la intención de la Marea es ganar peso dentro de ella.

Reunión
Otra de las exigencias del Gobierno municipal es que la conselleira de Infraestruturas e Vivenda, Ethel Vázquez, mantenga una reunión con los diez alcaldes del área metropolitana, entre los que está el de A Coruña, y a cuya mesa de transporte quieren que se informe de las decisiones. Algo que la Xunta no comparte ya que hay más ayuntamientos inmersos en el plan.
Esta petición fue recordada ayer por Daniel Díaz Grandío, quien volvió a explicar que se trata de otra de las condiciones indispensables para que el Ayuntamiento permita la entrada de los autobuses interurbanos.
Por el momento no hay una fecha para este encuentro, aunque el próximo miércoles está programada una reunión entre Ethel Vázquez y el alcalde, Xulio Ferreiro, con el objetivo de desbloquear la llegada de los autobuses interurbanos. A priori, la ausencia del resto de regidores del área podría suponer un inconveniente.

La Xunta solicita agilidad en la concesión de las licencias para las obras en las paradas

Otro de los puntos del día del encuentro en el que no hubo avances fue la situación de las obras en las paradas de la plaza de Ourense y de Entrejardines, trabajos que corresponden a la Xunta, pero para los que necesita unas licencias municipales que solicitó hace casi dos meses, por lo que pidió agilidad en la gestión.
A pesar de que sabía que se iba a tratar este tema, el concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, no aportó ninguna información sobre este asunto y explicó a los representantes de la Xunta que consultaría en qué estado se encuentra.
La Xunta pidió al Consistorio la licencia para realizar los trabajos en la parada de la plaza de Ourense el pasado 11 de abril, hace prácticamente dos meses, mientras que ocho días después hizo lo propio para de Entrejardines. 
Desde la Consellería de Infraestruturas e Vivenda consideran que transcurrió tiempo más que suficiente desde la solicitud, por lo que solicitaron al Ayuntamiento mayor agilidad en el trámite, ya que de lo contrario se seguirá retrasando el proceso de implantación del Plan de accesibilidad del transporte interurbano. l

El Ayuntamiento rechaza la entrada gradual de los autobueses interurbanos