Reportaje | El arte de hablar de uno mismo como herramienta para la inclusión social

La exposición se acompaña de una agenda-catálogo, que está a la venta con fines benéficos
|

Belas Artes se alimenta desde ayer en “Identidades. As artes para a inclusión social” de la impronta de los usuarios de Ecodesarrollo Gaia, que participaron en el programa “Muller en dificultade social de Cruz Vermella” en el propio museo. La actividad, que les llevó a coquetear con la plástica, dio como resultado una exposición con catálogo, que tiene fines benéficos. 


Cada ejemplar que se venda serán euros para las dos instituciones implicadas en un proyecto global que empuja a la inclusión social. 
Liderado por la Asociación de Amigos do Museo de Belas Artes, el colectivo pensó en los desplazados por cuestiones políticas o económicas, en mujeres en riesgo de vulnerabilidad por malos tratos o violencia de género y en personas empobrecidas por una situación de desempleo de larga duración. 


Para ellas diseñaron una iniciativa de dos meses, en el que le sacaron punta a su talento de la mano de reconocidos artistas como el fotógrafo Pablo Mella, el pintor Ali Ali y la pintora Yolanda Dorda. 


En la actividad, les explicaron las diferentes técnicas pictóricas, de collage y foto para trabajar sobre el concepto de identidad que hoy sale a pasear por el centro de Zalaeta, tanto la individual como la colectiva, que sale a través del arte. 


En este caso, se convierte en herramienta para reflexionar y ahondar en la condición personal, en las raíces culturales y la identificación del entorno. Desde el punto de vista temático, el autorretrato ocupa un lugar protagonista, pero también están los recuerdos y espacios familiares que pescaron con el pincel. 


En la inauguración también se presentó la agenda-catálogo, donde el hecho artístico se torna solidario. Para los asistentes, el museo fue una especie de laboratorio en el que pusieron a fermentar las diferencias y similitudes culturales y sociales, raciales y de género. Todo entró en un mismo pote donde se puso en valor el trabajo y esfuerzo de los alumnos y se familiarizaron con una pequeña parcela de la creación. 


Los participantes se introdujeron en un proceso artístico al ser ellos mismos autores de lienzos en los que volcaron su experiencia vital y contaron la historia en primera persona. Además, pudieron expresar sentimientos y se enfrentaron a ellos por medios socialmente constructivos, arte y creación, frente a la violencia o la frustración. 


Los talleres no sobrepasaron las 20 personas, que descargaron su realidad sobre lienzos en blanco y de forma sucesiva, por lo que al final de la partida sumaron doce horas afilando su creatividad. Pedro Vasco, presidente de la asociación; Clara Tello y Marta Gantes, de Cruz Roja; Guillermo Fernández-Obanza, de Ecodesarollo Gaia, y los profesores se encargaron de presentarlo.

Reportaje | El arte de hablar de uno mismo como herramienta para la inclusión social