Pantallas y cigarróns anuncian los días grandes del Entroido de Ourense

una mujer baila al ritmo de los cencerros en verín efe/óscar corral
|

El denominado “triángulo mágico” del Entroido ourensano, que conforman las localidades de Verín y Xinzo, además de Laza, dio ayer la bienvenida a los días grandes de esta ancestral celebración, en el denominado “Domingo Corredoiro”, con el desfile de las primeras Pantallas y cigarróns.

La celebración del Domingo Corredoiro proviene de la época en que los mozos empezaban a correr o ir por las calles detrás de un carro, en el que se porta al “meco” que representa al rey del Entroido, y que se coloca en el centro de la plaza.

Como marca la tradición, un año más los más madrugadores han sido los cigarróns de Verín, quienes desde las 11.30 horas de la mañana, se concentraron delante del consistorio, haciendo sonar sus chocas y recorrieron las principales calles de la localidad hasta la iglesia.

Una vez allí es habitual que este personaje espere en dos filas a los fieles que salen de misa para “zurrarles” con el látigo, que recibe el nombre de zamarra, al son de las chocas.

Posteriormente, se dirigen a la plaza mayor sin dejar de hacer ruido y con el acompañamiento de los látigos, poniendo punto y final a la celebración.

Por su parte, en Xinzo de Limia decenas de Pantallas se estrenaron en la plaza Mayor y recorrieron las principales calles del casco antiguo.

En Laza, habrá que esperar hasta el domingo para ver el estreno de los peliqueiros. De manera similar a Verín, se reunirán en la plaza de la Picota.

 

Pantallas y cigarróns anuncian los días grandes del Entroido de Ourense