El fallecimiento de Jimmy puede llevar a los Riazor Blues a la disolución

Salida de los juzgados de plaza de Castilla, en Madrid, de algunos de los 21 detenidos tras la reyerta del pasado domingo entre aficionados radicales del Atlético de Madrid y del Deportivo de La Coruña, en la que murió un hincha depor

El fallecimiento de Francisco Javier Romero Taboada, Jimmy, en una reyerta que se produjo el pasado domingo en la capital española entre ultras del Deportivo y el Atlético de Madrid, puede llevar al grupo al que pertenecía, los Riazor Blues, a su disolución, un deseo que también tiene el club coruñés y que expresan familiares de los aficionados radicales.

La historia no es nueva. Hace algo más de once años, tras la muerte de otro seguidor blanquiazul, Manuel Ríos Suárez, en los aledaños del campo compostelano de San Lázaro, a la conclusión de un partido de Copa del Rey entre los locales y el Deportivo, los Blues emitieron un comunicado en el que anunciaban su disolución.

Entonces admitían que el juguete se les había ido de las manos y el grupo desapareció, pero en cuestión de meses regresaran al fondo que habían ocupado desde 1987 en Riazor.

En 2003 la tragedia de Santiago, donde Manuel Ríos falleció golpeado por ultras de su mismo equipo cuando intentaba proteger a un niño aficionado del Compostela, cambió la visión de muchos seguidores del Deportivo que tenían contacto e, incluso colaboraban, con los Riazor Blues.

Uno de ellos, que ya no está ligado los Blues, explica a EFE que aquel episodio en la capital de Galicia fue decisivo para desvincularse de la corriente ultra.

Prefiere mantener el anonimato, relata que había acudido a Santiago con su pareja y sostiene que el fallecimiento de Ríos le llevó a separarse de los Blues: "Me quité de ese ambiente. No me parecía normal que muriese una persona por un partido".

Y también se alejó del fútbol: "A día de hoy, ni siquiera voy a los partidos. Me da vergüenza y miedo", confiesa el aficionado del Deportivo que iba a la grada de los Blues y que nunca defendió "las ideas con los puños".

Desde que se desligó, reconoce que "ha cambiado mucho" el grupo ultra, en el que sigue habiendo hinchas de la vieja guardia, como era Jimmy, al que apodaban el 'abuelo', y otros nuevos miembros que la rejuvenecen.

Esos cambios generacionales los ha vivido en primera persona otro aficionado del Deportivo que lleva varios lustros como socio del club y la mayor parte de ellos en la grada de los Riazor Blues, aunque no es uno de los ultras.

Confiesa, también desde el anonimato, que la sección más peligrosa del grupo está en la parte más baja de la grada y asegura que la Policía sabe "quiénes son, dónde paran, con quién andan y qué hacen".

Él ha evitado viajes con los Blues en los que "unos cuantos saben a qué van y otros se meten desconociendo lo que les espera".

Esa es, precisamente, una de las teorías que se manejan en la reyerta de Madrid, la que sostienen aficionados ligados a los Riazor Blues, de que al menos una parte de los que viajaban en los dos autobuses desconocían la supuesta quedada con Frente Atlético -el propio grupo sostiene que no había cita-.

El aficionado fiel al Deportivo, que ha mantenido distancia prudencial con los ultras, sigue en esa grada porque le gusta el ambiente, también los cánticos y la animación, pero no la violencia.

La tragedia de Madrid le impedirá acudir a ella esta semana porque es uno de los que tendrá que retirar el billete para acudir a otra localidad, ya que ese fondo permanecerá cerrado, de forma simbólica, en los partidos de Copa y Liga ante el Málaga.

Ese ha sido el primer paso que ha tomado el Consejo de Administración del Deportivo, una medida que parecía demasiado ligera cuando su presidente, Tino Fernández, la anunció en un comunicado sin preguntas que leyó en el estadio de Riazor después de cuatro horas deliberando con su equipo de trabajo en la sede del club.

Coincidió en el tiempo con el anuncio del Atlético de Madrid de la expulsión del Frente Atlético, los ultras con los que se enfrentaron los Riazor Blues en Madrid. El paso de las horas endureció el mensaje del presidente del Deportivo.

Las preguntas que no aceptó en Riazor cuando se presentó ante los medios de comunicación, a los que había citado para una rueda de prensa, las respondió con nocturnidad en emisoras de radio nacionales con un mensaje claro: el cierre provisional de la grada es la primera medida; el objetivo último es que no haya "más Riazor Blues en Riazor".

Un deseo que comparten familiares de los identificados en Madrid, como Esther, madre de Alberto, uno de los hinchas.

"Espero que los disuelvan", deseó este martes a las puertas de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla donde su hijo prestaba declaración tras haber sido detenido en el hospital en el que se encontraba con el fallecido.

La súplica de Esther puede cumplirse si los Riazor Blues, una vez que pase el entierro de Jimmy y se reúnan, deciden disolverse como grupo.

Carlos Alberto Fernández

El fallecimiento de Jimmy puede llevar a los Riazor Blues a la disolución

Te puede interesar