Los vigilantes de El Prat quieren seguir con la huelga hasta el arbitraje

Los agentes de la Guardia Civil custodian los accesos a las puertas de embarque en el aeropuerto de Barcelona | Quique García (efe)
|

Los trabajadores de Eulen en el aeropuerto de El Prat están dispuestos a continuar la huelga indefinida –que comenzó ayer– hasta el laudo de arbitraje obligatorio que ha anunciado el Gobierno y que creen “ilegal”, al tiempo que critican el despliegue de la Guardia Civil en esta infraestructura.
El portavoz del comité de huelga de Eulen, Juan Carlos Giménez, aseguró que su intención es llevar a los tribunales el laudo obligatorio que prepara el Gobierno para poner fin al conflicto laboral en el aeropuerto barcelonés y no se plantean mientras tanto abandonar la huelga, a no ser que se acepten sus reivindicaciones.
“Esperaremos al laudo y lo denunciaremos en los tribunales porque creemos que es ilegal y vulnera el derecho a la huelga. Seguro que ganaremos ante la justicia, aunque eso será dentro de mucho tiempo y ya nadie se acordará del conflicto”, subrayó.

Condiciones laborales
El representante de la plantilla de Eulen criticó el uso de efectivos de la Guardia Civil para reducir las colas en los controles de pasajeros. “Hoy el aeropuerto está lleno de guardias civiles, no hay colas y se olvida el fondo del conflicto, las condiciones laborales de unos trabajadores que cobran una media de 900 euros y que no pueden ni ir a hacer pipí o que se desmayan porque no tienen tiempo para comer”, señaló Giménez.
Según el portavoz del comité de huelga, algunos trabajadores de Eulen sufrieron el domingo “presiones” por parte de agentes de la Guardia Civil destinados como refuerzo en el aeropuerto, durante una jornada de paros parciales. El comité de huelga de Eulen presentó ayer varias denuncias ante Inspección de Trabajo por presuntas vulneraciones del derecho a huelga de los trabajadores del aeropuerto de Barcelona-El Prat y otras incidencias relativas a las condiciones de trabajo. El comité denuncia que algunos trabajadores de Eulen que se encontraban de baja o de vacaciones recibieron instrucciones de la dirección de la empresa para acudir ayer a su puesto de trabajo en cumplimiento de los servicios mínimos.
Además, el comité denunció que Eulen ha puesto a trabajar en las líneas de seguridad a trabajadores a los que aún no ha hecho contrato. También presentó otra denuncia por las supuestas presiones sufridas por una trabajadora en la jornada del domingo.
Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, convocará un Consejo de Ministros extraordinario mañana por la tarde para avanzar en el arbitraje que zanje el conflicto. Se evaluarán los informes de la Abogacía del Estado y comenzarán los plazos para designar al árbitro.

Los vigilantes de El Prat quieren seguir con la huelga hasta el arbitraje