Los Rosales vive alarmado tras registrar tres fuegos en siete días

La zona quemada en el último incendio cubre tres hectáreas | quintana
|

Durante la noche de ayer los bomberos tuvieron que acudir al escenario del incendio que habían sofocado es mismo día, en Los Rosales, en un descampado próximo a la residencia de la tercera edad Remanso, ante las insistentes llamadas de testigos que aseguraban que el fuego se había reavivado. Sin embargo, cuando los bomberos acudieron al lugar de los hechos, descubrieron que la alarma era injustificada. “Había una pequeña llama en la zona y fumarolas”, reconocieron. De haberse confirmado, habría sido el cuarto incendio en la zona en una semana, lo que apunta a la mano del hombre.

El primer incendio se produjo la semana pasada, ya de noche y el segundo, dos días más tarde y también fue nocturno. Solo el del viernes se declaró durante el día, a las dos y media de la tarde y ardió durante tres horas y ocurrió en una zona muy próxima, en el cruce de Cuatro Caminos, entre San Pedro de Visma y Los Rosales. Los bomberos municipales y las brigadas forestales trabajaron codo con codo, apoyados por medios aéreos, para extinguir las llamas, que calcinaron tres hectáreas de terreno, sobre todo descampado y matorral bajo, justo hasta el límite de la calzada.

Pero que hubiera sido provocado no significa que fuera intencionado. Se especula con que fuera debido a labores de desbroce, que este año van muy atrasadas por el coronavirus, y que resulta peligroso llevar a cabo en un terreno muy seco por las chispas que saltan de la desbrozadora al tocar piedras, por ejemplo.

 

Escombrera

En todo caso, anoche no actuó el supuesto incendiario: existe en ese lugar una zona de escombros cubiertos de tierra que proporcionaron combustible para que los rescoldos del fuego ardieran durante toda la noche, generando el humo y el fuego que alarmó a los espectadores. El punto en cuestión se encontraba en uno de los márgenes de la zona que se había incendiado el día anterior, en el margen derecho de la carretera que lleva al monte de San Pedro.

Las evidencias apuntan a que se trata de una antigua caseta usada como basurero, que se encontraba dentro de una finca. Se tapó parcialmente con tierra acarretada, formando una especie de horno subterráneo. “Eso no se puede apagar, es imposible. Podríamos pasarnos dos horas echando agua y a los diez minutos volvería a arder y a echar humo”.

La única solución viable para atajar un incendio de estas características es enterrarlo todo con una excavadora para que el fuego muera por falta de oxígeno o desenterrarlo para apagarlo. Así que, mientras, siguió humeando durante el día de ayer. l

Los Rosales vive alarmado tras registrar tres fuegos en siete días