Hamilton enfría el champán de su tercer título

|

Lewis Hamilton (Mercedes) podría coronar este domingo una temporada excepcional logrando su tercer título, un objetivo que podría cumplir en el GP de Estados Unidos y que parece inevitable a la larga porque, si no lo conquistara en Austin, aún le quedarían otras tres carreras para conseguirlo.
Al inglés le basta con sumar su décima victoria de la temporada y que Sebastian Vettel (Ferrari) no quede segundo. Cualquier otra combinación ganadora pasa por sumar nueve puntos más que el alemán y dos más que Nico Rosberg (Mercedes).
A sus 30 años y en plena madurez, Hamilton está a un paso de cumplir el sueño de igualar los tres títulos mundiales de su ídolo, Ayrton Senna. De paso empataría con Jackie Stewart, Jack Brabham, Niki Lauda y Nelson Piquet y, por delante, ya solo le quedarían Michael Schumacher (7), Juan Manuel Fangio (5), Alain Prost (4) y Vettel (4).
Con este nuevo título, Reino Unido volvería a confirmarse como el mayor vivero de campeones de F1, ya que acumula 15 títulos repartidos entre 10 pilotos. Solo parece cuestión de tiempo que se engrose este palmarés, aunque el clima podría ser el adversario de Hamilton para lograrlo en el Circuito de las Américas, trazado que se la da muy bien, como demuestras sus triunfos en  en 2012 y 2014.
Los pronósticos vaticinan fuertes tormentas e incluso amenaza de inundaciones en Austin durante todo el fin de semana y añaden una incertidumbre que siempre perjudica al equipo más potente, en este caso Mercedes. 
Visto el gran momento de forma del líder del Mundial, vencedor en cuatro de las últimas cinco carreras, parece que imprevistos de este equipo son los únicos que pueden frenarle.
El segundo puesto de Vettel en el GP de Rusia le permitió adelantar a Rosberg en la general, aunque el tetracampeón sabe que sus opciones son nimias, ya que se encuentra a 66 puntos del primer puesto con un máximo botín de 100 para un hipotético vencedor de las cuatro pruebas que faltan (también México, Brasil y Abu Dhabi). A siete puntos de Vettel está Rosberg, después del abandono sufrido en Sochi. 
Por su parte, Fernando Alonso (McLaren) llega enrabietado tras lo ocurrido en Rusia, donde una penalización le impidió sumar puntos, objetivo que únicamente ha alcanzado en las carreras de Gran Bretaña y Hungría.
Su equipo seguirá probando cosas en esta recta final, que en Woking se han tomado como una pretemporada para el Mundial 2016, en un circuito donde podría contar con la última evolución de su motor Honda, probada en Sochi, pero reservada en teoría para esta carrera que se ajusta más al monoplaza.
También llega con ganas Carlos Sainz (Toro Rosso), que en Sochi tuvo que abandonar cuando rodaba séptimo, después de la machada de correr tras sufrir un violento accidente en los entrenamientos. Después puntuar en Singapur y Japón, el madrileño quiere recuperar sus buenas sensaciones. Por útimo, Roberto Merhi (Manor) cede de nuevo su volante al estadounidense Alex Rossi.

Hamilton enfría el champán de su tercer título