El Madrid Arena acabó en 100 días con casi la mitad del Gobierno de Botella

El el exdelegado de Economía Pedro Calvo. EFE/Archivo
|

La tragedia del Madrid Arena, de la que el próximo viernes se cumplirá el primer aniversario, tuvo también su cupo de "víctimas" políticas y provocó tres remodelaciones en tan solo cien días en el Gobierno de Ana Botella que afectaron a tres de sus siete concejales, todos ellos hombres "fuertes" de la alcaldesa.

Desde los sucesos en los que murieron cinco jóvenes, Botella fue perdiendo sucesivamente a su delegado de Economía y Empleo, Pedro Calvo; a su vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, y a su responsable de Medio Ambiente -de Seguridad en la fatídica fecha-, Antonio de Guindos.

No hacía ni un año que Ana Botella había sustituido en la Alcaldía a Alberto Ruiz-Gallardón tras ser nombrado ministro de Justicia, y las sucesivas remodelaciones interfirieron en sus esfuerzos por llevar a Madrid a la senda de la recuperación económica y fueron objeto de severas críticas por parte de la oposición.

Sin embargo, Botella siempre dijo que no le faltaron las fuerzas para seguir adelante y aprovechó las obligadas remodelaciones para profundizar en el recorte del gasto de la administración mediante la reducción de altos cargos.

El primero en salir del Gobierno municipal, el 13 de noviembre, fue Pedro Calvo, que dimitió tras el anuncio prematuro de su imputación en el caso -que no ha llegado a producirse- como responsable de la empresa municipal que gestiona el pabellón donde ocurrió la tragedia, Madrid Espacios y Congresos.

Calvo es actualmente concejal "raso" en el Grupo Municipal del PP y fue sustituido por Enrique Núñez, que ha acabado siendo portavoz del Gobierno de Ana Botella.

Después, el 9 de enero de este año, dimitió el vicealcalde Miguel Ángel Villanueva, acosado por la oposición y la opinión pública desde que, el mismo 1 de noviembre, asegurase que el aforo no se había sobrepasado, según una información facilitada por Diviertt, con cuyo propietario, Miguel Ángel Flores, mantenía una relación que él calificó "de conocimiento".

Villanueva no tiene en la actualidad ninguna relación con el Ayuntamiento y es director de Relaciones Institucionales de Legalitas y asesor externo de Cofely, del grupo energético francés GDF-Suez.

El último en dimitir, el 4 de febrero pasado, fue Antonio de Guindos, que cumplió así su palabra, comprometida el 3 de diciembre durante su comparecencia en la comisión de investigación abierta por el Ayuntamiento, de que cesaría de su cargo si se lo pedía la alcaldesa o si era imputado por el juez que instruye el caso, que es lo que ocurrió.

Además, Botella tuvo que cesar como concejala delegada de Seguridad y Emergencias a Fátima Núñez, a la que nombró presidenta del distrito de Carabanchel, y vio cómo el juez que instruye el caso del Madrid Arena, Eduardo López Palop, imputaba al jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo, y al director general de Emergencias y Protección Civil, Alfonso del Álamo, que, en cambio, siguen en sus puestos.

También se produjeron cambios en la dirección de Madrid Espacios y Congresos, donde la alcaldesa destituyó al consejero delegado y al gerente de la empresa, José Ángel Rivero y Jorge Rodrigo, respectivamente, por pérdida de confianza.

Más tarde, el nuevo consejero delegado, Pablo del Amo, cesó a los responsables de Operaciones, María Cabeza Quirós; de Nuevas Tecnologías, Víctor Iriberri; del departamento jurídico, Paula Cisneros, y de Infraestructuras, Elena Rodríguez. EFE

Por otro lado, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha recordado hoy con una declaración institucional y un minuto de silencio a las cinco jóvenes que murieron como consecuencia de los trágicos sucesos del Madrid Arena.

El Madrid Arena acabó en 100 días con casi la mitad del Gobierno de Botella