La madre del menor muerto en Pontedeume dice que su hijo no realizaba actos delictivos

13 julio 2011 página 31 pontedeume.- el adolescente apuñalado en pontedeume llevaba las llaves de la casa en la que entró
|

La madre del menor F.S.G., que murió apuñalado en Pontedeume el día 10 de julio de 2011 a la edad de 17 años, prestó declaración ayer ante la jueza de Betanzos que instruye las diligencias por el homicidio. También fueron interrogadas en relación con estos mismos hechos las dos médicos forenses que levantaron el cadáver y le practicaron la autopsia, y la hija del imputado, que es el vecino de la villa Agustín F.C., de 66 años.

Según la información a la que tuvo acceso este periódico, la madre del joven fallecido, que declaró a petición propia, manifestó que su hijo era un chico normal, muy estudioso y muy responsable, añadiendo que no era conocedora de que realizase actividades extrañas.

Las forenses no pudieron concretar si, tras la lesión, el joven pudo continuar con vida veinte minutos

Indicó, asimismo, que en ningún momento tuvo conocimiento de que el menor pudiese haber entrado en ninguna otra vivienda, ni tampoco nadie de su pandilla, y que no encontraba explicación al hecho de esa madrugada estuviese dentro de la casa en la que ocurrieron los hechos. A este respecto, cabe recordar que, según mantiene el imputado, cuando se encontraban en la cama su esposa oyó un ruido y lo despertó, descubriendo al joven dentro de su domicilio. Ella le dio un cuchillo con el que, supuestamente, le produjo varias puñaladas. A continuación, el muchacho salió por la ventana de la cocina y después fue hallado muerto por el yerno del matrimonio al lado de una muralla, en las proximidades de la vivienda.

 

Llaves > Respecto a los manojos de llaves que el menor tenía en su poder, la madre declaró que era habitual que su hijo llevase muchas llaves, ya que siempre pedía las que no se usaban para incorporarlas a su llavero, y que a lo que tampoco encuentra explicación es a que entre ellas estuviesen las del domicilio de Pontedeume en el que se produjo el apuñalamiento.

En cuanto a los guantes de látex que llevaba puestos, la mujer explicó que el muchacho había estado cambiando la cadena de la bicicleta en el garaje y que fue precisamente ella la que le indicó que se los pusiera para no mancharse, añadiendo que siempre había guantes en la vivienda porque ella es médico.

La declarante indicó, asimismo, que su hijo había ido a Pontedeume ese día con su hermana y una pandilla de amigos, y que cuando salían al volver siempre la despertaban para hablar con ellos y ver el estado en el que llegaban, comprobando que en ningún momento volvían bebidos.

 

Compañía > También manifestó que lo último que le habían comentado sobre el día de autos es que el menor estaba con una amiga y esta se encontró con unos primos, con los que estuvo hablando, momento en el que su hijo se ausentó y ya no volvieron a verlo.

La madre del fallecido confirmó que se mostraba como parte en la causa y que reclama la indemnización que pudiera corresponderlo por los daños y perjuicios sufridos.

Las dos forenses que se encargaron del levantamiento del cadáver ya la autopsia también fueron interrogadas ayer en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Betanzos. Se ratificaron en el informe emitido en su día y confirmaron que la herida localizada en la región mamaria izquierda fue la que le causó la muerte.

Respecto al tiempo transcurrido desde el momento en que se produce la herida hasta la muerte, las forenses manifestaron que no es posible determinarlo de forma exacta, ya que depende de varias circunstancias, como el bombeo del corazón en ese momento, la situación física y la actividad que estuviese realizando.

Añadieron que la herida provocaría que en el primer lugar se encharcase de sangre la cavidad torácica y que la muerte sería consecuencia de la hemorragia.

Ante la pregunta de si sería posible que una persona con una herida similar pudiera saltar por una ventana y caminar un tramo de unos cincuenta metros, las forenses respondieron que todo dependía de sus características y de la cantidad de sangre que estuviese perdiendo en ese momento, pero no pudieron concretar si podría continuar con vida durante unos veinte minutos.

Por último, indicaron que las heridas que presentaba el joven podían ser compatibles con el cuchillo con el que, supuestamente, se produjo el apuñalamiento, añadiendo, en respuesta a la acusación particular, que no se observó ninguna muesca del arma en ningún hueso y que no es habitual que el chorro de sangre causado por la herida sea abundante.

La madre del menor muerto en Pontedeume dice que su hijo no realizaba actos delictivos