Agendas llenas y mucha incertidumbre en las peluquerías

el ideal gallego-2020-04-30-015-c6c7eab3
|

El anuncio de Pedro Sánchez de abrir negocios con cita previa a partir del día 4 ha provocado no poca incertidumbre entre los ciudadanos y, entre otros, en el sector de las peluquerías.

En A Coruña y su área metropolitana las opiniones son diversas y hay quien está ya preparando su local y fijando citas para la semana que viene y quien no se fía “hasta que salga el BOE”.

Paula Barreiro es la propietaria de una peluquería en la calle del Capitán Juan Varela y no tiene “nada claro”. “Me estoy informando por mi gestoría pero no sabemos nada, ni los equipos de protección que tenemos que usar ni la gente que vamos a poder tener dentro del local”, explica.

La peluquera coruñesa señala que “existe mucha incertidumbre”. “Algunas cosas no tienen lógica. No puedo ir a casa de mi madre pero le puedo tocar la cabeza a una persona que no conozco. Me están quemando el teléfono pidiendo citas pero yo no puedo garantizar nada aún. Supongo que cuando empecemos daré prioridad a la gente que tiene que ir a trabajar”, apunta Barreiro.

En la misma línea se expresa Nuria Doldán, que regenta una peluquería con su mismo nombre en Betanzos. “No creo que el lunes podamos abrir. Ahora mismo no tenemos ni guantes porque nuestros proveedores también han tenido cese de actividad”, dice Doldán, quien no piensa abrir “hasta que garanticen la seguridad”:

Citas para toda la semana

Más optimista es Francisco Río, dueño de Peluquería Fran, en Santa Cruz (Oleiros), quien desde ayer ya está preparando la apertura y extremando las medidas de higiene en su negocio.

“Me llevan pidiendo citas todo el mes y desde el martes por la tarde más. Ya tengo la semana que viene completa, con unos 15 clientes por día, dependiendo del servicio, claro”, comenta Río, quien añade que el reinicio de la actividad era necesario “psicológicamente” para él y que no ha tenido que realizar ningún ERTE al no tener empleados.

“Es importante retomar los negocios por la economía pero también a nivel psicológico. Lo de estar encerrado no va conmigo, aunque entiendo que esta situación es muy complicada”, indica.

Paula Barreiro incide en que tampoco está claro que se pueda ir a realizar labores de limpieza en la peluquería estos días. “Se supone que no podemos salir más que a la compra o con los niños. Si el lunes abrimos yo no voy a tener listo todo desde primera hora porque estos días no puedo salir”, manifiesta.

Nuria Doldán apuesta por la higienización constante del centro de trabajo en vez de usar elementos desechables. “Riesgos Laborales nos recomienda desinfectar las manos y zapatos de los clientes al entrar y meter en una bolsa su chaqueta y su bolso, además de desinfectar todo entre cliente y cliente. Si nos pasamos con lo desechable también vamos a acabar con el planeta”, subraya.

Doldán y Barreiro apuntan que han recibido ofertas para instalar mamparas de protección entre los tocadores y en el mostrador, pero para un negocio como la peluquería creen que “no tiene ningún sentido, porque estás en contacto constante con el cliente”.

Mientras esperan a que llegue la publicación del Boletín Oficial del Estado con todos los detalles, las peluquerías de A Coruña y su área se preparan para volver al trabajo después de unas semanas de descanso y preocupación.

Agendas llenas y mucha incertidumbre en las peluquerías