El arquitecto que reformó la sede del PP afirma que nunca cobró en negro

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, interviene tras proceder al encendido de la iluminación del árbol de Navidad y del Belén del Palacio de Fuensalida. EFE/Ismael Herrero
|

El arquitecto que reformó la sede del PP, Gonzalo Urquijo, negó ayer haber cobrado en negro estas obras, que se investigan por un posible delito fiscal, y atribuyó al extesorero Luis Bárcenas las decisiones económicas de la reforma, al igual que hizo el exgerente del partido Cristóbal Páez.
Urquijo y Páez declararon como imputados en el caso de la supuesta contabilidad B en el PP y ambos coincidieron en que Bárcenas era quien aprobaba los presupuestos de las obras de la sede en la calle Génova que se desarrollaron entre 2005 y 2011 y en las que se investigan supuestos pagos en dinero negro al arquitecto y a su empresa Unifica.
Urquijo entró en la Audiencia Nacional ocultando su rostro con un casco y declaró durante tres horas, aunque el juez Pablo Ruz no dio validez a algunas de sus justificaciones.
“Estoy intentado encontrar una explicación lógica a lo que usted está diciendo y no se la encuentro”, le dijo en dos ocasiones, y en otro momento afirmó: “Usted tiene una tesis y la mía es otra”, según fuentes judiciales.
Urquijo aseguró que nunca cobró los trabajos en el PP en negro, sino mediante transferencia o cheque, al tiempo que reconocó que Bárcenas le hizo escribir un recibí de 200.000 euros por las obras encontrado en un registro a su empresa.
El arquitecto explicó que Bárcenas le dictó el contenido de este recibí por teléfono pero que no recuerda si cobró el dinero.
Estos 200.000 euros coinciden en cantidad y fecha con uno de los tres pagos de 888.000 euros que aparecen a su nombre en los manuscritos del extesorero que reflejarían la supuesta contabilidad B en el partido.
El arquitecto dijo que siempre hablaba de los pormenores de las obras con el exgerente del PP, así como con el cuñado de Bárcenas y exjefe de seguridad del partido, Antonio de la Fuente, quien debía declarar ayer pero cuya comparecencia finalmente se aplazó.

auditoría
Urquijo informó al juez de que le enviará unos documentos de una auditoría a su empresa que ha encargado a Deloitte. “Ya me imagino que lo que me aporta usted cuadra”, le respondió Ruz.
Respecto a dos “post-it” encontrados en su despacho sobre recibís que tuvo que repetir al PP, reconoció que los escribió él pero que se trata de notas que tomó en una reunión con sus abogados celebrada en julio de este año.
El segundo en declarar fue el exgerente del PP Cristóbal Páez, quien también atribuyó a Bárcenas todo lo relacionado con cuestiones económicas en el tema de las obras.
Páez explicó que Bárcenas controlaba todo el dinero y por ello pidio que no le preguntaran ni por gastos ni por facturas ya que él solo se limitaba a supervisar que los trabajos se ejecutaban correctamente y visar los correspondientes certificados de obra.
Él, dijo, ni vio ni le consta que la reforma del PP se pagara en dinero negro. Páez ratificó lo que dijo cuando compareció como testigo el pasado 13 de agosto ante Ruz y manifestó que había recibido 12.000 euros en dinero negro en dos años diferentes, 2007 y 2008. n

El arquitecto que reformó la sede del PP afirma que nunca cobró en negro