La Universidad acometerá este año mediciones de radón en todos los centros del campus de Elviña

03 marzo 2016 A Coruña.- El Rectorado, tranquilo ante los niveles de radón detectados en varias dependencias de Sociología Las facultades de Sociología y Ciencias de la Comunicación recibieron ayer el rector
|

La Universidad mantendrá las revisiones de niveles de gas radón en la Facultad de Ciencias de la Comunicación y Sociología durante los próximos meses, mientras se aplican las medidas para reducir la gran concentración detectada. Ante la inseguridad surgida tras darse a conocer los resultados del estudio, los técnicos tranquilizan a la comunidad educativa de ambos centros asegurando que no está probada la correlación de la presencia elevada de este gas con la enfermedad del cáncer. Además, el Laboratorio de Radioactividad Ambiental (LRA) tiene el encargo de realizar mediciones en el resto del campus de Elviña.
El pasado miércoles salía a la luz el contenido de un estudio del LRA de la Universidad según el cual se detectó “concentración da orde dos 3.000 e 4.000 becquereles de gas radón por metro cúbico, cando a normativa o limita a 600” en algunas estancias del sótano y la planta baja de Sociología. Pese a esos ratios, el director del departamento de Ingeniería Industrial y responsable del citado laboratorio, José Luis Calvo Rolle, explicó ayer que “es habitual que se den este tipo de concentraciones en Galicia porque la roca es rica en componente granítico” que, a su vez, da lugar al radón. 
En cualquier caso, la Universidad ya tenía previsto “acometer mediciones en el Campus de Elviña” antes de la noticia, que simplemente reforzará las revisiones, después de que el año pasado se actuara en A Zapateira. “Desde hace tiempo el servicio de prevención viene actuando en diferentes escuelas controlando y mitigando si es necesario”, subrayó.
Además, el experto aseguró que hay que mantener la tranquilidad porque “desde un punto de vista riguroso nadie fue capaz de demostrar la correlación de un cáncer y la concentración de gas radón”. De hecho, en el estudio ya se recalcaba que no es lo mismo la concentración que la exposición de las personas.
Calvo Rolle acertó a decir que ocurre como con el hábito de fumar, puede haber más “probabilidad” pero no siempre existe esa relación causa-efecto. 
Aún así, se mostró satisfecho por la decisión del Servizo de Prevención de Riscos Laborais de trasladar a un trabajador temporalmente. 
El Laboratorio ha propuesto una serie de acciones escalables para acabar con este gas que aparece de forma natural. Primero se intentará instalar un sistema de ventilación tras lo cual, si no es suficiente, “se podría hacer una reforma mayor con sistemas de aislamiento o pinturas que impiden el paso del radón pero empezar por ahí sería matar una mosca a cañonazos”.

La Universidad acometerá este año mediciones de radón en todos los centros del campus de Elviña