La Cátedra Juana de Vega debate sobre el papel de las diputaciones desde 1812

algunos de los ponentes charlan antes de iniciarse el congreso
|

La Fundación Juana de Vega celebra estos días un congreso en el que se analizan las tensiones entre el centralismo y los nacionalismos, así como el papel de las diputaciones a partir de la Constitución de 1812.

El presidente de la entidad, Enrique Sáez, y el director de la Cátedra Juana de Vega, Justo Beramendi, inauguraron ayer este congreso bajo el título “Poder y territorio en la España del siglo XIX. De las Cortes de Cádiz a la Restauración”, que continuará a lo largo de la jornada de hoy.

Este evento se desarrolla en Palexco y cuenta con la participación de destacados politólogos e historiadores de diferentes universidades europeas.

Sáez quiso durante su intervención realizar una reflexión sobre la estructura de las administraciones públicas, que constituye además uno de los ejes temáticos de los debates que se están celebrando en el congreso.

En este sentido, señaló que la intención del Gobierno central de reforzar el protagonismo de las diputaciones provinciales al reducir ayuntamientos “es un error” y se mostró convencido de que España “sigue sin solucionar su organización territorial” ya que, recordó, la Constitución de 1978 “consagra modelos antagónicos, el provincial y el autonómico”, y esa coexistencia, dijo, “no es compatible con la racionalidad del gasto público”.

Por su parte, Beramendi destacó que los actuales nacionalismos vasco, catalán “y en cierta medida el gallego”, tienen sus raíces “en la época de La Pepa” y aseguró que las tensiones están muy presentes “desde la formación de las juntas regionales y locales, estructuradas de abajo a arriba”. n

La Cátedra Juana de Vega debate sobre el papel de las diputaciones desde 1812