ARTEIXO-Los vecinos de Vilarrodís se quejan de la poda “salvaje” de los magnolios cercanos a Sabón

Los vecinos temen que los árboles no vuelvan a poblarse de hojas
|

“Ya tenemos poco verde aquí, para que nos quiten el poco que tenemos”, lamentan los vecinos del entorno del número 18 de la avenida de Manuel Platas Varela, muy cerca de la glorieta de Sabón. Sus quejas llegan porque el Ayuntamiento ha podado de manera “salvaje” unos magnolios y temen los residentes de la zona que las ramas no vuelvan a brotar puesto que es una especie perenne que, afirman, “no debe podarse”.
“Son unos árboles muy bonitos y llevan trece años de crecimiento”, apuntan los vecinos. En los años anteriores, los operarios contratados a tal fin podaban todas las especies “salvo los magnolios. Como mucho los retocaban un poquito”, pero en esta ocasión no ha sido así, exponen los afectados, porque “han dejado a todos iguales”.
La poda se produjo ayer mismo y desde la comunidad de propietarios decidieron ponerse en contacto con la Concejalía de Medio Ambiente para explicar lo ocurrido y dejar constancia de su malestar. Además, indican, en los próximos días presentarán una reclamación por escrito con la intención de que desde la administración municipal tomen cartas en el asunto y no se olviden de la protesta.

Respuesta
Los vecinos apuntan que una vez que llamaron al área que dirige Víctor Merelas les aseguraron que comprobarían lo ocurrido y si la poda era la correcta o no; en el caso de que la empresa contratada para estas laboras se haya excedido, les avanzaron que “tomarán medidas”. En este punto, los residentes exigen que si los árboles mueren, “que se repongan” y consideran que el Ayuntamiento debería obligar a la adjudicataria a repoblar las plantas.
La indignación por la poda de los magnolios precede a las quejas vecinales por otros asuntos en la avenida de Platas Varela. “Nos ponen dos o tres plazas en la mitad de la avenida y en el resto no hacen nada, y hay cosas que son muy necesarias” y que se deberían haber ejecutado antes.
En este sentido, los vecinos consideran que el alumbrado público debería ser renovado porque las actuales farolas no iluminan todo lo que les gustaría a los residentes.
En esta línea, hacen hincapié en la falta de espacios verdes en Vilarrodís y en el “feísmo” al que están abocados. Un término este que se incrementa gracias a la poda de los árboles, apuntan los vecinos afectados.

ARTEIXO-Los vecinos de Vilarrodís se quejan de la poda “salvaje” de los magnolios cercanos a Sabón