“Queremos hacer del polígono un gran centro comercial e industrial al que venga la gente”

El Ideal Gallego-2015-05-09-008-34a8a246
|

La ilusión podría ser una palabra para definir a Manuel A. García, el presidente de la Asociación de Empresarios de Agrela, porque eso es lo que ha puesto en tareas como conseguir el ansiado Plan Director. En unas semanas, este directivo de carácter “conciliador” dejará el cargo para enfrascarse en nuevos proyectos.

Está a punto de dejar paso a un nuevo presidente. ¿Por qué no se presenta otra vez?
He decidido marcharme porque termina mi candidatura. Las circunstancias por las que fue elegida la junta directiva fueron una muy especiales porque hubo una comisión gestora antes. Yo solo pretendía estar dos años, pero ya llevo cuatro. Es el momento de marcharse aunque algunos directivos seguirán por el bien de la asociación porque si nos fuéramos todos habría una ruptura.

¿La intención es incorporar a empresarios jóvenes?
Lo que queremos es que entren empresarios, en lo de jóvenes o mayores no nos metemos. Pensamos que debe de haber gente que se presente y que la renovación de cargos se haga de una forma paulatina y adecuada.

¿Cómo resumiría su etapa?
El balance de la junta directiva, más que de mi persona, ha sido positivo. En los primeros momentos tuvimos que obedecer el mandato de la asamblea y el más importante era enderezar el rumbo de la asociación. Hubo una serie de circunstancias que obligaban a un cambio de estatutos y a solucionar problemas enquistados desde hacía mucho tiempo como el de la vigilancia. También nombramos a una gerente. A partir de ahí, tuvimos una serie de tareas a nivel de infraestructuras.

¿Qué fue lo que ayudó?
Antes no había una respuesta de la Administración hacia las demandas y tratamos de retomar todo eso. Conseguimos una contestación adecuada en unos momentos en los que la crisis estaba en plena ebullición. La Administración pensó que era un momento delicado en el que había que estar al lado de los empresarios. Y así ha transcurrido este mandato: haciendo rotondas, arreglando aceras, plantando árboles... y trabajando por la terminación de la Tercera Ronda, el cruce de Lonzas o por la movilidad del polígono.

¿La junta que preside fue la artífice de la modernización?
No creo que fuera una cuestión de modernización. Aquí hubo grandes empresarios y juntas estupendas pero en la anterior hubo una desunión que ralentizó los avances.

¿Al llegar se encontraron muchos problemas?
Lo primero que tratamos de hacer fue curar heridas y volver a hacer los cimientos. Para ello fue necesario una reforma de los estatutos que dio el pistoletazo de salida a los objetivos.

¿Los ha cumplido todos?  
Hemos cumplido con todo lo previsto y hemos dejado parte del camino que está por recorrer encarrilado en el Plan Director.

¿Hay alguna actuación que tenga más urgencia?
Queremos hacer del polígono un gran centro comercial industrial al que pueda venir tranquilamente la gente a pasear y comprar. El plan se confeccionó para que se pueda cumplir ese objetivo porque ahora hay empresas importantísimas pero es como si estuviéramos alejados del gran público. Nos gustaría que existiera una interconexión mucho mayor entre ciudad y empresa. Ya lo dice el alcalde: somos un barrio más de La Coruña pero si somos un barrio, vengan ustedes a pasear y a conocernos. También tenemos un proyecto para que los asociados incrementen las ventas y están la pasarela en Baños de Arteixo y la seguridad.

¿Para ello es necesario mejorar aún más la movilidad?
Esto va a cambiar mucho y tenemos que ver si es necesario acometer algún proyecto que no esté en el plan director. Ya ha cambiado simplemente con la rotonda de Galileo Galilei porque ahora no hay atascos.

Otra traba es la falta de plazas de estacionamiento...
Esperemos que esa nueva movilidad aminore el impacto de este asunto porque toda o casi toda la superficie libre del polígono ya está ocupada con coches. También dependerá del éxito del autobús o de la posible construcción de aparcamientos disuasorios.

¿Tampoco hay espacio para sumar más empresas?
No mucho, queda un solar en la calle Copérnico y poco más, pero a lo mejor con el nuevo plan se pueden modificar las estructuras para hacer más alturas.

¿Cómo han resistido la crisis las que están?
La crisis ha afectado, la mayoría han aguantado bien pero sufriendo mucho.  Ahora esas palabras de falta de financiación van quedando olvidadas y hablamos más de futuro, de innovación, de proyectos. Creo que, en general, el polígono saldrá fortalecido.

“Queremos hacer del polígono un gran centro comercial e industrial al que venga la gente”