La pésima evolución del coronavirus en dos meses obliga a reiterar las restricciones

Varios ciudadanos cruzan una avenida de la localidad burgalesa de Aranda de Duero, que salió ayer del aislamiento | paco santamaría
|

Dos meses después del fin del estado de alarma, España suma más de un millar de brotes y 3.650 nuevos casos detectados en las últimas 24 horas, una preocupante situación que lleva a las comunidades autónomas a reiterar recomendaciones y plantear medidas de hace semanas, entre ellas la petición de quedarse en casa.

El 21 de junio, España dejó atrás el estado de alarma arrastrada por el optimismo de los buenos datos de la pandemia, pero el Ministerio de Sanidad sumó ayer otros 8.148 casos, 3.650 detectados en las últimas 24 horas, un tercio de ellos en la Comunidad de Madrid, que notificó 1.199.

Tras la madrileña, y a falta de los datos de Cantabria, que no los cargó, la comunidad con más infecciones detectadas el día previo fue el País Vasco (685) seguida de Aragón (342) y Andalucía (303), según el balance de Sanidad.

Con estos datos, España suma ya 386.054 contagiados desde el inicio de la pandemia y 28.838 fallecidos, 125 de ellos en la última semana, una cifra que no incluye a aquellos que murieron con síntomas del Covid-19 pero a quienes no se les hizo una PCR.

Ante este panorama, las comunidades autónomas comienzan a recuperar restricciones y recomendaciones de hace semanas.

Es el caso de Madrid, cuyo Gobierno autonómico recomendó que en las zonas de la región con más positivos “se intenten evitar viajes innecesarios” y se opte por “quedarse en casa”, además de enfatizar que es “absolutamente recomendable” que no haya más de diez personas en las viviendas. Madrid, por el momento, descarta los confinamientos selectivos.

Por su parte, Castilla y León publicó ayer el Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 aprobado en el último Consejo de Gobierno de la Junta que entra hoy en vigor y que supone, entre otras medidas, reforzar el uso de la mascarilla y limitar el aforo en establecimientos al 50 por ciento.

La Junta considera que es necesario reforzar el uso de la mascarilla al ser, junto con el cumplimiento de la distancia interpersonal y las medidas de higiene, el medio más eficaz para luchar contra la pandemia.

Asimismo, respecto a la actividad de hostelería, el aforo para consumo en el interior de estos establecimientos no podrá superar el 50 % en barra, y si es en mesa el 75 % en el caso de salas de hasta 40 comensales y del 50% en caso de más de 40 comensales. También se prohíbe cualquier actividad de restauración que se desarrolle de pie, como cócteles o similares, al ser de elevado riesgo de transmisión comunitaria.

Asimismo, los 32.000 habitantes de Aranda de Duero (Burgos) abandonaron ayer el aislamiento en el que se encontraban desde el 7 de agosto para intentar contener la expansión del coronavirus entre la comprensión con la medida adoptada y el enfado por el daño que se hizo a su imagen.

Por su parte, la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, anunció medidas restrictivas en Reus (Tarragona) por el coronavirus, que son “un punto más estrictas” en relación a otras poblaciones de Cataluña, entre ellas limitar el aforo de la restauración al 50 % a partir de ayer y prohibir las reuniones de más de diez personas.

.Precisamente, ante la evolución de la pandemia, la localidad cacereña de Alcántara retrocedió ayer a la Fase 2 de la desescalada y tendrá aislamiento social durante los próximos 14 días, aunque podría prorrogarse tal situación en función de la situación epidemiológica.

Asimismo, la localidad pacense de Villarta de los Montes (Badajoz) amplió ayer durante 14 días más la situación de aislamiento social en la que se encuentra desde el 8 de agosto.

Castilla-La Mancha también aprobó ayer, en Consejo de Gobierno extraordinario, un decreto que recoge las medidas del Ejecutivo central para frenar la expansión del coronavirus como el cierre del ocio nocturno y la prohibición de fumar en la calle a menos de dos metros y amplía estas restricciones con otras como el cierre de prostíbulos o la suspensión de fiestas populares y campamentos.

El Gobierno de Canarias, por su parte, restringió el acceso a los centros sociosanitarios de las islas, tanto de mayores como de discapacitados, y limitó las visitas a una persona por residente y una hora como máximo al día, tal y como acordó este jueves el Consejo de Gobierno y se publicó ayer en el Boletín Oficial de Canarias para contener el ascenso de la pandemia

Asimismo, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana desestimó la medida cautelarísima solicitada por la Asociación de Locales de Restauración y Ocio de Alicante para suspender la ampliación de restricciones acordada por la Consejería de Sanidad.

La pésima evolución del coronavirus en dos meses obliga a reiterar las restricciones