Galicia es la cuarta comunidad en la que los pacientes esperan menos tiempo para ser operados

El Hospital Universitario de Ourense utiliza un sistema que evita la caída del pelo asociada a los tratamientos de quimioterapia | aec
|

Galicia es la cuarta la comunidad en la que los pacientes esperan menos tiempo para ser intervenidos quirúrgicamente, en concreto, 66 días de media.
En otras como País Vasco y Madrid, donde la espera media es de 50 y 51 días, respectivamente, o La Rioja con 55. Por el contrario, Canarias es la comunidad en la que los pacientes esperan más tiempo, 177 días de media. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, a fecha 31 de diciembre de 2017, además de Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña y Extremadura son las comunidades con más tiempo de espera para operarse: 163, 148 y 146 días, en cada caso.

Así, en la comunidad gallega la espera media es de 66 días. El 31 de diciembre de 2017, la lista gallega de esperas quirúrgicas alcanzaba las 36.135 personas. En cuanto a la tasa de pacientes, Galicia alcanza un 13,79 por cada 1.000 habitantes. El 4,2% de estos pacientes tendrá una espera de más de seis meses.
Por otro lado, Cataluña es la comunidad con mayor tasa de pacientes en lista de espera quirúrgica (21,71 por cada 1.000 habitantes), seguida de Extremadura (20,87), Murcia (18,82) y Castilla-La Mancha (18,74), frente al País Vasco (7,79), Madrid (8,15) y Andalucía (8,35). En cuanto al porcentaje de pacientes que esperan más de seis meses para ser intervenidos, Castilla-La Mancha encabeza la lista, con un 36,4; por delante de Canarias (34,2), Cataluña (29,7) y Extremadura (27,9).

Innovación
Por otro lado, a lo largo del último año el Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Ourense puso en marcha un novedoso sistema que permitió a un grupo de pacientes prevenir la caída de pelo y mantener su volumen, dependiendo del fármaco utilizado en la quimioterapia, con la que se tratan distintos tipos de cáncer.

La pérdida de pelo es uno de los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia, consecuencia que, ante la gravedad de la propia enfermedad, “tradicionalmente no se le daba la importancia que merece, teniendo en cuenta el impacto negativo para los pacientes, en canto a su estima y visibilización. El procedimiento empleado en el Hospital Universitario de Ourense, que también es efectivo en cejas y pestañas, consiste en aplicar frío en el cuero cabelludo, antes y después de cada sesión de quimio. Esto se puede llevar a cabo mediante un gorro de silicona por el que circula un líquido refrigerante, que está conectado a una máquina que mantiene una temperatura estable.

Mediante este sistema, se consigue mantener una temperatura, entre los 19 y 21 grados en esta zona de la piel, lo que protege a las células de los folículos pilosos de los tóxicos de la quimioterapia que los daña. Este nivel de hipotermia cierra el paso de los tóxicos a la membrana celular. De esta manera se consigue la citoprotección de los folículos frente a los quimioterápicos.
Por otro lado, el que fue Premio Nobel de Medicina en 1997, Stanley Prusiner, imparte hoy una conferencia en el Palacio de Congresos de Santiago invitado por el Programa ConCiencia de la Universidad de Santiago de Compostela y el Consorcio.

Prusiner ganó el galardón por haber descubierto los priones, un nuevo principio biológico de infección que causa enfermedades neurodegenerativas mortales como la de Creutzfeldt-Jakob o el mal de las vacas locas.

Galicia es la cuarta comunidad en la que los pacientes esperan menos tiempo para ser operados