Los forenses aseguran que Nadia no tiene un “riesgo inminente” de muerte

Los padres de Nadia, Fernando Blanco y Margarita Garau, este martes durante el primer día de juicio | Adrià Ropero (efe)
|

Una forense del Instituto de Medicina Legal de Lleida aseguró ayer, en la segunda sesión del juicio del caso Nadia, que no hay un “riesgo inminente” de muerte para la menor, en contra de lo que sus padres aseguraron en otras ocasiones.
La forense declaró que, según sus informes, la menor padece una enfermedad genética rara, denominada tricotiodistrofia, y tiene una esperanza de vida menor, pero aseguró que, actualmente, “hay personas con la misma enfermedad que todavía viven con 30 años”. Sin embargo, el padre de Nadia, Fernando Blanco, declaró el martes que su hija aún sufre un “riesgo inminente de muerte”, además, así lo explicaban Fernando y su mujer, Margarita Garau, a sus conocidos, tal y como declaró ayer una amiga de ambos durante el tiempo que vivieron en Fígols y Organyá (Lleida), Mercé Moncunill.
La entonces amiga de la familia recordó cómo en la escuela donde iba Nadia se repartieron los papeles para la representación teatral de Navidad y, entre todos, decidieron darle a la pequeña el papel de ángel. Cuando Margarita se enteró, recordó la testigo, se puso a llorar y les dijo “que Nadia, seguramente, no llegaría a Navidad”. Moncunill fue uno de los testigos que ayer declaró en la Audiencia de Lleida, donde prosigue el juicio a los padres de Nadia, acusados de quedarse con 1,1 millones de euros en donativos haciendo creer que eran para tratar a su hija de la enfermedad.
La amiga del matrimonio aseguró que Fernando y Margarita “eran de otro nivel” ya que “tenían coches y relojes de alta gama” y en su casa siempre había “buena comida”, además de invitar a sus conocidos a restaurantes. Cuando Moncunill supo que la vida de la pequeña corría peligro creó un grupo de mensajería instantánea entre los padres del colegio para llevar a cabo campañas que ayudaran a pagar los tratamientos, entre los cuales destacaron uno de 120.000 euros en Houston.
“Cuando supuestamente Fernando volvía de Houston nos había traído hasta regalos, como una camiseta de rugby para mi marido”, aunque “ahora pienso que la debió comprar por internet”, concluyó Moncunill.
Además de organizar rifas y sorteos a través de las redes sociales, los conocidos de Nadia y sus padres también se pusieron en contacto con famosos como Judit Mascó y Marc Márquez para que colaboraran en la causa. l

Los forenses aseguran que Nadia no tiene un “riesgo inminente” de muerte