El Gobierno palestino avisa de que EEUU se ha convertido “en parte del conflicto”

Varias mujeres palestinas protestan en Jerusalén contra la decisión de Trump de reconocer esta ciudad como capital de Israel | JIM HOLLANDER (efe)
|

El ministro de Exteriores palestino, Riad al Malki, advirtió ayer en El Cairo de que tras la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel, el país norteamericano se ha convertido en parte del conflicto y ha dejado de ser un mediador para la paz.
“Estados Unidos, con esta decisión, se convierte en una parte del conflicto (entre palestinos e israelíes) y deja de ser un mediador”, dijo Al Malki.
Subrayó que “no habrá ningún contacto oficial entre ningún responsable palestino y estadounidense” y agregó que se buscará “un nuevo referente internacional para terminar con la ocupación”.
En este sentido, recordó que el presidente palestino, Mahmud Abás anunció que no se reunirá con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que visitará la región este mes, como respuesta a la decisión de Trump. “No habrá ningún encuentro con Pence. Estados Unidos ha cruzado una línea roja que no debería haber cruzado”, declaró el asesor diplomático presidencial Majdi Al Jalidi. A pesar de este cambio en la postura estadounidense, Al Malki insistió en que los palestinos “no se retirarán del proceso de paz aunque Estados Unidos haya confirmado que es un obstáculo”.
Además, declaró que “es el momento de que todos los países reconozcan Palestina como un estado para poder enfrentarse a la agresión israelí”.

Mientras, la tensión entre israelíes y palestinos crece, tras una jornada saldada con 4 muertos en Gaza, y las marchas contra Donald Trump dejaron ayer 150 heridos en los territorios palestinos, pero no ha dado comienzo la tercera intifada, a la que han llamado algunos de sus líderes.
Los altercados ayer se concentraron en los barrios palestinos de Jerusalén Este, donde la Policía israelí a caballo, cuyo portavoz advirtió de que “respondería a toda protesta ilegal”, redujo todo conato de manifestación.
En el barrio de Salahadín una veintena de personas fueron dispersadas cuando levantaron banderas palestinas en rechazo al mandatario estadounidense, cuyo rostro tachado con una cruz portaban en carteles.

El Gobierno palestino avisa de que EEUU se ha convertido “en parte del conflicto”