Cristiano Ronaldo y Di María aparcan el debate ante un rival menor

españa fútbol liga de campeones
|

Un rival menor, el Copenhague, sirvió para aparcar el debate sobre el juego del Real Madrid, cuestionado tras la derrota ante el Atlético de Madrid por la falta de un sistema, que apareció a ratos en la victoria sobre los daneses por 3-0 con una buena actuación de Cristiano Ronaldo y Ángel Di María.
El baño táctico y de actitud del Atlético el pasado fin de semana exigía una reacción del cuadro blanco. El Bernabéu esperaba cambios de su entrenador y Carlo Ancelotti apostó por alinear juntos en el centro del campo por primera vez en el curso a Luka Modric, Sami Khedira y Asier Illarramendi.
El italiano también sacó del once a Isco, Sergio Ramos, Arbeloa y Coentrao para dar entrada a Carvajal, Varane y Marcelo. El brasileño fue, junto a la de Modric, fundamental para el devenir de duelo. La profundidad y la llegada hasta la línea de fondo que tanto habían echado de menos los blancos en los últimos tiempos, por fin volvió al Real Madrid. Y el principal culpable fue Marcelo.
En la primera parte Karim Bemzema no fue capaz de aprovechar su ocasión. A los cinco minutos pudo cambiar los pitos por aplausos. El francés desaprovechó un centro de Marcelo y cabeceó fuera. Álvaro Morata, en el banquillo, esperaba su turno mientras Benzema se esforzaba sin éxito. Arrancó pitos y algunos aplausos, en un equipo algo espeso, pero más consistente que rondaba el área del Copenhague hasta que Cristiano, cómo no, dio en la diana.
El portugués aprovechó una jugada calcada a la anterior. Pase medido de Modric, centro de Marcelo, y cabezazo del delantero blanco. Su gol provocó los mejores minutos blancos.
Entonces, Iker Casillas, que volvía al Bernabéu ocho meses después, erró en una salida y el Copenhague estuvo a punto de marcar a la salida de un córner. Nicolai Jorgensen remató al larguero y Modric sacó la pelota debajo de la portería. El croata resumió así su primera parte. Fue excepcional. Hizo jugar al equipo y le salvó de un susto.
En la segunda mitad, coser y cantar. Cristiano hizo el segundo y Di María se unió a la fiesta y reivindicó su figura con un doblete que cerró la goleada. El Real Madrid aplaza el debate. n

Cristiano Ronaldo y Di María aparcan el debate ante un rival menor