Mollejo: “El árbitro se dejó llevar por el Rayo”

19 junio 2020 Entrenamiento del Deportivo en Abegondo
|

El extremo del Deportivo, Víctor Mollejo, aseguró en la resaca del partido con el Rayo Vallecano que el árbitro del choque, Vicandi Garrido, “se dejó llevar por el banquillo” del conjunto madrileño al señalar la pena máxima que supuso el empate franjirrojo en el tiempo de descuento (3-3).

1 Buena actuación arbitral 80 minutos

Ante el Rayo, el conjunto coruñés completó la remontada de un 0-2 con un tanto de penalti que fue polémico, por una mano, y, minutos después, el colegiado señaló también de manera controvertida, una falta del central deportivista Mujaid Sadick en el área local.

“Después del partido felicité al árbitro porque hasta esas dos jugadas me pareció muy bueno, con buen trato al futbolista y es de valorar, más en una situación delicada como la nuestra”, indicó Mollejo.

En el primer penalti, a favor del Deportivo, el árbitro revisó el monitor del VAR hasta en dos ocasiones, pero no acudió a él cuando señaló el que dio el punto al Rayo.

“En nuestro penalti tarda mucho porque le dicen del VAR una cosa, luego otra, y no tiene mucha culpa el árbitro. Se pita y ya está y se manda repetir y es lo menos discutible porque el portero se adelanta claramente”, indicó sobre la pena máxima en el área visitante.

Añadió que “por todo el jaleo que se montó, formado un poco por el banquillo del Rayo y su entrenador, que lo hacen correctamente porque va a favor suyo, el árbitro compensó a los madrileños con el segundo penalti.

“Creo que el árbitro ahí actuó un poco mal porque se dejó llevar por el banquillo del Rayo y su entrenador. Es jodido porque te da la sensación de que lo pita por igualar todo. Te deja sabor de boca fatal, pero tienes que convivir con estas cosas”, arguyó.

2 Autogol y cinco minutos de fastidio

Mollejo reconoció que en el partido pasó “cinco minutos fastidiado” por un autogol, el segundo a favor del Rayo en el encuentro, pero luego se quitó ese peso de encima con el tanto que puso el 2-2 en el marcador.

“Antes del gol me estaba sintiendo muy cómodo con balón, con confianza, también por lo que había pasado en el partido de Oviedo (jugó la segunda mitad). Fallé y se te cae el mundo encima porque no estamos en una situación para tener ese tipo de fallos y soy el más consciente de todos, pero una vez hecho, intenté pensar en lo que seguía, estando tranquilo, los compañeros me animaron, tampoco sentía que me hiciese falta porque estaba bien y en la segunda parte salí como si fuese otro partido y por suerte pude hacer gol para compensar mi fallo y ayudar al equipo”, explicó.

3 Los cambios de sistema constantes

El Deportivo empezó jugando con una línea de cuatro defensas, el sistema que le había permitido empatar en Oviedo el miércoles tras un 2-0, y en la segunda parte apostó por línea de cinco, que en Asturias no le había funcionado, y también logró levantarse ante el Rayo.

“Yo creo que cuantas más formaciones maneje un equipo más completo será. Lo que tenemos que tener claro todos es lo que tenemos que hacer con cada formación. A veces jugamos de cinco y no nos sale bien; cambiamos a cuatro y parece que va bien como en Oviedo. Ayer empezamos de cuatro y fatal la primera parte”, declaró.

Mollejo comentó que “hay que encontrar un equilibrio, ser un equipo más sólido y que tenga las cosas más claras”.

“Vamos a muerte con lo que decida el entrenador poner en el campo, pero tenemos que tener mucho más claro todos lo que tenemos que hacer”, incidió.

En su caso, con el sistema de cinco está teniendo mucha presencia ofensiva. “Me viene muy bien como carrilero porque aprovecho los espacios llegando desde atrás y estoy menos vigilado. Así fue el gol. Era carrilero y piqué al primer palo como me pide el entrenador. También es el punto de partido, en la primera parte poco llegábamos y en la segunda estábamos volcados y tenía la seguridad de tener tres centrales y Uche anclado y uno sube tranquilamente”, precisó.

4 Las dos caras del equipo herculino

El Deportivo ha tenido dos versiones en cada uno de los dos últimos partidos que se disputaron. “Me quedo con lo de siempre, que es que tenemos una parte mala y otra en la que sí que es verdad que jugamos bien y atacamos y sacamos cosas. La primera parte salimos cuesta arriba con el gol en el segundo 30 y es complicado para nosotros, luego encima viene mi error, que es el 2-0, y toda la primera parte la pasas cuesta arriba, pero al menos demostramos en la segunda que somos un equipo que sabemos jugar al fútbol y hacer cosas bien y me quedo con esa segunda parte para salir reforzados para los siguientes partidos”, sostuvo el joven futbolista del Deportivo.

Mollejo reconoció que tras el parón por el coronavirus, con encuentros cada 2-3 días y después de haber tenido poco tiempo para prepararse, los partidos se hacen “más largos que normalmente”. “Tenemos que encontrar ese equilibrio, ni salir con la caraja de la primera parte ni como aviones en la segunda”, advirtió. l

Mollejo: “El árbitro se dejó llevar por el Rayo”