Los bomberos realizaron un 30% más de rescates de emergencia durante 2017

El Ideal Gallego-2018-03-03-007-e790752e
|

Durante el año pasado, los bomberos realizaron un 30% más de rescates de personas en situaciones de emergencia que en 2016: un total de 72. La mayoría se debieron a accidentes de tráfico, aunque el aumento con respecto al año pasado se debe sobre todo al Grupo de Rescate Acuático (GRA), el equipo especializado en auxiliar a personas que se han caído al mar desde la costa. Ese es uno de los datos más sobresalientes extraídos de la memoria de Bomberos, que la concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, presentó ayer. 
En realidad, las estadísticas de Bomberos muestran una tendencia al estancamiento en el número de emergencias atendidas, como puso de relieve la edil responsable. Fueron un 20,4% más de incidencias atendidas que en 2016 hasta llegar a 1.715, pero  la edil responsable aclaró que este incremento se debe sobre todo a las avispas velutinas, de las que se retiraron 594 nidos en 198 intervenciones. “Non é directamente noso pero o levamos asumindo os dous últimos anos”, comentó la concejala. Además, las salidas por el temporal de diciembre, dispararon otra estadísticas.
En cuanto al número de incendios forestales, 43, también experimentaron un notable ascenso (casi se doblaron) pero, una vez más, las estadísticas son engañosas. “Foi polas actuación que fixemos de apoio aos servizos de extinción en Pontevedra durante os incendios do mes de outubro”, recordó la concejala la ola de fuegos en la comunidad. 
Incendios abortados 
Por otro lado, en octubre, los bomberos comenzaron una campaña para instalar 110 detectores de humos conectados telefónicamente con el parque de A Grela en hogares con personas mayores, más vulnerables a los incendios domésticos. “Xa levamos instalado como un 60%”, comentó Rocío Fraga, concejala con competencias en Seguridad Ciudadana. En estos meses, las alarmas han permitido evitar tres incendios. El director de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, señaló que en dos de esos casos se trató de un incendio y el tercero fue más bien un conato . 
“Os outros dous chegaron a incendio, pero o obexectivo do detector é que quede en conato”, señalo Touriñán. Los bomberos  instalaron el primer detector de humos en el hogar de un antiguo compañero, ya jubilado. En A Coruña no existe una estadística sobre cuántos hogares cuentan con un sistema parecido, puesto que la normativa no obliga a instalarlos, pero Fraga señaló ayer que el número de incendios domésticos se redujo levemente el año pasado con respeto a 2016, pasando de 247 a 229. l 

Los bomberos realizaron un 30% más de rescates de emergencia durante 2017