Un nuevo vertido de hidrocarburos invade las aguas de la ría de O Burgo

Copia de El Ideal Gallego-2015-04-25-005-eca03b72
|

De nuevo los hidrocarburos hicieron acto de presencia en las aguas de la ría de O Burgo. Pero en esta ocasión fue diferente por dos razones: la primera, porque el derrame no fue lo suficientemente grave como para obligar a cerrar la ría al marisqueo otra vez. La segunda, porque se localizó inmediatamente el foco del vertido: en Santa Cristina, a la altura del centro cultural A Fábrica. Según el Ayuntamiento de Oleiros, el vertido se realizó a través de una arqueta de la red de aguas pluviales.
Es más, se pudo determinar el punto exacto del que salió el vertido: tras examinar su recorrido por la red se comprobó que había salido de la calle Camiño da Mazota, a la altura del número 11, en el entorno del parque José Martí, porque los tramos anterior de la canalización estaban completamente limpios. Por su parte, el Seprona está tratando de  localizar al autor del vertido para poder imponer la sanción pertinente.
Las autoridades montaron un dispositivo en el que intervino el Seprona, la Policía Local, Aguas de Galicia y el departamento de Servicio del municipio oleirense. El objeto era frenar el vertido y frenar sus efectos en el ecosistema de la ría, ya muy castigado por anteriores derrames. Por eso se procedió a tratar el alcantarillado con material absorbente y se aplicó sobre la mancha en la ría dispersantes de hidrocarburos. Durante el fin de semana seguirán pendientes de que no se repita, aunque llaman la atención sobre el hecho de que el vertido tiene tal volatilidad que apenas afecta a la zona.
 
elevas pérdidas
El hecho de que no se impida faenar en la ría es una buena noticia a los mariscadores. El día uno, la Consellería do Medio Rural e do Mar había levantado el “cierre cautelar” al marisqueo en la ría de O Burgo que había impuesto el pasado 9 de marzo tras detectar la presencia de hidrocarburos en niveles más elevados de los permitidos. Para entonces las perdidas eran ya muy elevadas, porque habían perdido la campaña de Semana Santa, que siempre es una importante fuente de ingresos para el colectivo.
 Según el portavoz del colectivo de mariscadores de a pie, Andrés Pena,  cada asociado perdió desde el 9 de marzo –en el que se hizo efectivo el cierre– y antes de
ayer “de 1.400 a 1.500 euros”. Además, hay que entender que ese dinero se correspondería con la quincena al mes en la que los mariscadores pueden desarrollar su labor según lo estipulado por la Consellería do Mar. Ya entonces, Pena había advertido que los vertidos podían repetirse porque todavía no se había descubierto al culpable de los vertidos, algo que puede que ahora esté más cerca de ocurrir.
Por su parte, el director de Augas de Galicia, Gonzalo Mosqueira, había asegurado que los investigadores siguen tratando de localizar a los autores de los vertidos para poder hacerles responsables de las compensaciones por los daños causados, siguiendo el principio de “quen contamina paga”.  Para solucionarlo,  recordó en un comunicado que es vital que “entre todos os entes implicados, en colaboración cos mariscadores e cor resto da cidadanía, se consiga toda a información posible, como resultados de mostraxes, información metereolóxica, de correntes, das mareas, e a actividade portuaria e industrial”.

Un nuevo vertido de hidrocarburos invade las aguas de la ría de O Burgo