Los vecinos de Angrois se emocionan y piden que no se olvide a las víctimas del tren

GRA121. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26/10/2013.- El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo (c), el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (2-i), la ministra de Fomento, Ana Pastor (2-d), la pre
|

Los vecinos de Angrois agradecieron la entrega de la placa de honor de la orden del Mérito Civil a las entidades, asociaciones y organismos oficiales que participaron en las labores de rescate tras el accidente del Alvia en julio y pidieron a los gobernantes que estén con las víctimas.
La entrega de esta distinción, propuesta por el Ministerio de Fomento y aceptada por el de Asuntos Exteriores y Cooperación, dio comienzo en el Auditorio de Galicia con un minuto de silencio y en el apartado de agradecimientos, Xosé Anxo Puga, presidente de la asociación de vecinos del barrio compostelano de Angrois, donde descarriló el tren que cubría la ruta Madrid-Ferrol, se emocionó.
Algo más de tres meses han pasado desde aquel siniestro en el que fallecieron 79 personas y resultaron heridas más de 150, dijo, para hacer hincapié en que detrás del acto de ayer hay un durísimo percance en el que “ha sufrido muchísima gente” por lo que “les pido a las autoridades que no se queden en el olvido”.
Su discurso, sucinto pero directo, se vio interrumpido de manera momentánea cuando en su rostro brotaron las primeras lágrimas, seguidas de efusivos aplausos por parte de los asistentes que quisieron arroparlo.

recuerdos
Tras Puga, la palabra fue para el sevillano Cristóbal González Rabadán, impulsor de la Asociación de Perjudicados por el Accidente Ferroviario del Alvia (Apafas) y uno de los pasajeros de ese convoy siniestrado.
Rememoró su vagón, cómo auxilió a quien pudo, y agradeció la labor de todos aquellos que han ayudado.
Él llegó a despedirse de su familia, por medio de un whatsapp al creer que su vida llegaba a su término. “Adiós, te quiero”, escribió a su mujer y a sus hijos. Estaba haciendo el Camino, y a él y a un amigo que conoció en la ruta les aconsejaron visitar Santiago en la víspera del 25 de julio, Día de Galicia, por las fiestas del Apóstol.
No lo dudaron. Se subieron en Puebla de Sanabria (Zamora).
Cristóbal tuvo una herida en la cabeza, por las incrustaciones metálicas; daños en sus costillas y, después de ayudar, sintió que perdía la vista.
Manuel Veiga, jefe del voluntariado de la Cruz Roja en Lugo, fue el tercero y último en tomar la palabra en señal de agradecimiento por esta distinción.
En su caso, destacó que “tenemos la convicción de que aportamos todo lo que pudimos para ayudar” y lo “hicimos porque era nuestro deber”.

acompañadas
La responsable de Fomento, Ana Pastor, garantizó que las víctimas de este siniestro ferroviario van a sentirse “siempre” acompañadas por “la sociedad española y el Gobierno”.
Este desastre, comentó, dejó un “rastro de desconsuelo” y otro de “grandeza de la generosidad humana” con un “arrojo y una entrega sin límites”, un “gesto que ha recorrido el mundo” por lo que este es un homenaje a la “autenticidad” y la “humanidad” hacia “héroes anónimos” que se “armaron de valor”.
El jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, dijo que Galicia sintió “el amparo” de toda España, algo “que nos hizo más resistentes ante el infortunio”, y, así, reconoció a “esta gran nación que moviliza sentimientos y recursos”.
El trabajo de los vecinos de Angrois “impulsados por la voluntad de servicio a los demás” es imborrable, apuntó, y subrayó que “Angrois es un lugar, pero sobre todo es un sentimiento. En Angrois se resume Galicia, porque repartidos por toda Galicia hay muchos Angrois dispuestos a responder de la misma manera”.
La labor cívica, prosiguió, fue “admirable”, y en ella se ha superado el cansancio, se ha doblegado el dolor y se ha vulnerado el miedo.
En una referencia a la investigación judicial, garantizó que el Gobierno de España y el suyo quieren “saber todo lo que ha ocurrido”.
La entrega de estas distinciones, propuestas por el Ministerio de Fomento y aceptadas por el de Asuntos Exteriores y Cooperación, dio comienzo en el Auditorio de Galicia con un minuto de silencio por todas las víctimas del accidente.

Los vecinos de Angrois se emocionan y piden que no se olvide a las víctimas del tren