Navantia amenaza con el descuelgue si no se cierra en seis días el convenio

2013101022014160869
|

Las secciones sindicales de los astilleros de Ferrol y Fene analizarán hoy la última propuesta de Navantia para el convenio colectivo, tras una reunión que se cerró a las seis de la mañana de ayer con las espadas en alto. La compañía acordó una nueva prórroga de seis días, pero amenaza con el descuelgue si no se cierra el acuerdo en ese plazo, es decir, con no aplicar las condiciones del último marco laboral en los puntos que estime oportuno.
Con la oposición manifiesta de la CIG y la USTG, todo apuntaba a que la mayoría que representan CCOO y UGT en el intercentros podría finiquitar las negociaciones para firmar el preacuerdo ayer, fecha en la que expiraba el último plazo pactado. Sin embargo, CCOO alertó de que el documento de la empresa, en el que debía plasmar los acuerdos, no respondía a lo esperado. Lito Blanco, de la sección sindical de esta central en el astillero ferrolano, calificó la reunión como “de retrocesos” y situó el diálogo al borde de la ruptura.
Uno de los puntos de tensión es la exigencia por parte de los sindicatos de que, aunque la vigencia del nuevo convenio llegue solo hasta el 31 de diciembre de este año, la compañía se comprometa a no aplicar ningún ERE ni otra medida unilateral en todo el próximo 2014. Además de este asunto, existen otras diferencias en capítulos concretos de los derechos sociales adquiridos por los trabajadores de Navantia, como el pago de las asimilaciones, que desaparecerán en este nuevo convenio con subida salarial del 0% y en el que los recortes se han planteado en el capítulo de los derechos sociales.

Posición opuesta
El bloqueo de las negociaciones llega en un momento en el que se ha puesto de manifiesto la existencia de un amplio sector de trabajadores opuestos al planteamiento de intercentros. Desde la CIG, Marcelo Amado recordó que su central ya rechazó la contrapropuesta sindical presentada en junio y dijo que “este convenio non se debe asinar”, mientras que Javier López, de la USTG, también desmarcada, criticó que “a empresa fai unha agresión á clase traballadora amenazando co ERE e co descolgue”.  
“Rexeitamos a contraproposta presentada á empresa en xuño e tamén esta proposta, que é moito peor”, señaló Xaquín García Sinde, el portavoz del sector crítico de CCOO que promovió, hace un mes, la asamblea en la que la mayoría del astillero censuró la actuación del intercentros. “Aquí hai un grupo grande de traballadores que ve claramente que o PP vén a por todas e que non ten sentido que aceptemos”, explicó al tiempo que apuntó que las actuaciones que se emprendan dependerán de lo que haga el comité al respecto.   
Serán decisivas las posturas de CCOO, que a falta de un análisis más pausado de momento ha dejado patente su malestar con el borrador, y UGT, que por ahora no se ha pronunciado. Jesús Pérez, representante de esta última en la negociación, señaló que su pretensión era “negociar hasta el último momento” y aunque calificó la propuesta de “bastante restrictiva” evitó valorar más.
De momento las partes no han fijado ninguna fecha para la próxima reunión, si bien el plazo expira el próximo miércoles.

Navantia amenaza con el descuelgue si no se cierra en seis días el convenio