“Me he sentido un mono de feria”

‘La Potrilla’ ha decidido retirarse de los cuadriláteros tras cancelarse su pelea por el título Fedecaribe en Panamá | javier alborés
|

El cansancio tras tantas horas de vuelo y, sobre todo, la desilusión se reflejan en la cara de Marta Brañas a su regreso de Panamá, donde el pasado sábado debía haber disputado el título Fedecaribe del peso mosca contra Carlota Santos. Sin embargo, diferencias entre su entrenador, Chano Planas, y el promotor de la velada impidieron que ‘la Potrilla’ subiera al ring. Nada más pisar el aeropuerto de Alvedro, la arteixana reconoció ayer su desencanto con el boxeo profesional y explicó los motivos que le han llevado a anunciar su retirada.



¿Por qué cuelgas los guantes?
Porque considero que esta situación es una falta de respeto, ya no hacia mí, sino hacia el deporte y todos los deportistas. Estoy muy desilusionada, muy decepcionada y me he sentido engañada. A este combate ya he ido un poco... no obligada, pero sí sin ganas de primeras. Luego es cierto que empecé a entrenar y me ilusioné. Pero dejé muchas cosas, tuve que pedir permiso en el cuartel y mover muchas situaciones, por ejemplo, mañana (por hoy) tengo que ir a Madrid hasta el día 4 de junio por una competición militar. Que yo haga el esfuerzo de entrenar, de bajar de peso, que me costó muchísimo, de cambiar todos los exámenes y pedir permiso para que el último día me digan que no por motivos económicos... es que es de risa.

Se te ve muy enfadada.
Me da mucha rabia que porque dos personas no se hayan puesto de acuerdo económicamente, al final la perjudicada haya sido yo... y el deporte.

¿Ya te rondaba por la cabeza la idea de retirarte?
Sí. Llevo catorce años en el boxeo y es cierto que tenía pensado dejarlo, pero después de disputar el mundial, no de esta forma, jamás de esta forma. O lo podía dejar si veía que no salía el mundial, pero no con este mal sabor de boca, por esta decisión, a malas. Nunca pensé dejar el boxeo de esta manera, es como una obligación al final.

¿La decisión que has tomado no tiene vuelta atrás?
Nunca puedes decir nunca, porque la vida da muchas vueltas, pero hoy por hoy no quiero saber nada del boxeo.

¿Tanto te ha decepcionado?
Sí, muchísimo. Me vengo con muy mal sabor de boca. Aparte, allí no me he sentido como una deportista, sino como un mono de feria.

¿Como mercancía incluso?
Sí, exactamente. Como un mono de feria porque fui allí a entrenar, a trabajar para dar el peso, tengo que marcarme unos horarios de trabajo y allí no había un ‘planning’ para nada. Llegaba el promotor a cierta hora para decirme que bajara a entrenar o para presentarme a gente. Yo puedo respetar y entiendo que hay que hacer una promoción del combate, pero tiene que darme unos horarios. No puede llegar a las tres de la tarde, que yo tengo que dormir y respetar una rutina de trabajo, y despertarme para presentarme a unos amigos suyos.

¿El salto al profesionalismo fue el principio del fin?
Sí, sinceramente.

¿Si pudieras retroceder en el tiempo, no te habrías hecho profesional?
No, me hubiera quedado en el boxeo amateur.

¿Qué vas a hacer entonces en tu nueva etapa?
Me voy a centrar en mi trabajo, en mis estudios, que me llenan muchísimo y cada día me gustan más, y también en la equitación. De hecho, mañana (por hoy) me voy a Madrid para participar en los campeonatos militares de equitación.

 

“Me he sentido un mono de feria”