Un Real Madrid con dos caras sube al tercer puesto

Casemiro fue uno de los goleadores en el choque en Butarque | efe
|

El Real Madrid se aupó al tercer puesto de la clasificación liguera tras imponerse al Leganés (1-3) en un duelo donde dejó destellos en la primera parte pero careció de inspiración en la segunda.

Hizo aparición el Real Madrid con un once sin Cristiano Ronaldo y con Gareth Bale en el banquillo, quedando solo Benzema como embajador de la BBC. Junto a él, en ataque, Isco.Comenzó el enfrentamiento con los blancos dominando la posesión pero el acierto lo puso el Leganés, a quien le valió con un lanzamiento de esquina aislado en los instantes iniciales. En la jugada se le aparecieron al Real Madrid los fantasmas del pasado, la misma película de terror con idénticos protagonistas que supuso el tanto con el que perdieron en el Bernabéu semanas atrás.
Ejecutó Eraso y asomó de nuevo imponente la cabeza de Gabriel. Esta vez, en cambio, no remató el brasileño a puerta sino que peinó en el primer palo. Y de entre todos los que pudieron tocar ese balón le llegó el protagonismo a Unai Bustinza, un héroe improbable.

No descompuso el revés a los visitantes, que siguieron apostando por la combinación. Y tardaron poco en obtener recompensa. La jugada del empate nació en un despeje forzado de Siovas que capturó Benzema cerca del borde del área. Se acercó Kovacic a recibir del galo y metió un pase entre líneas al interior del área que desvió lo justo Casemiro rumbo hacia Lucas Vázquez. Controló el gallego y, sin apenas oposición, cruzó con acierto a la base del palo.
El talento de Asensio en los metros decisivos, el suyo y el del colectivo, hizo claudicar a los blanquiazules. Otra muestra, el segundo tanto. Entre Benzema, Casemiro y Lucas desconcertaron a la defensa con una impecable coreografía al primer toque. Finiquitó el brasileño y asistió, de nuevo decisivo, el español.

En la segunda parte, el Leganés apenas inquietó, y el encuentro se fue diluyendo en beneficio del equipo blanco, que puso el broche al transformar Sergio Ramos un penalti de Gabriel sobre Kovacic.

Un Real Madrid con dos caras sube al tercer puesto