Ferreiro se niega a cambiar el calendario fiscal y mantiene el adelanto del IBI

QUINTANA. PLENO CORUÑA
|

El alcalde, Xulio Ferreiro, no está dispuesto a cambiar el calendario fiscal de este año. Así lo manifestó apenas unas horas después de que el pleno municipal aprobase las mociones del PP y el PSOE que reclaman la anulación de la planificación de la Marea, que, entre otros puntos, adelanta el pago del IBI a mayo.
Recordó que la decisión del cambio del calendario fiscal, que, destacó, “é competencia da Consellería de Facenda”, atiende a una recomendación de Tesorería e Intervención para evitar la acumulación de impuestos en el último trimestre del año.
Estas explicaciones no son, ni de lejos, del agrado de los grupos de la oposición. Tanto los populares como los socialistas reaccionaron con indignación a las palabras del alcalde.
A la vista de que el regidor se apresuró a anunciar que no cumplirá el mandato del pleno, el portavoz del PSOE, José Manuel Dapena, le recordó que está traicionando su discurso y el mandato de los coruñeses. Dijo, haciendo de “Grandola vila morena” su himno oficioso, que “el pueblo es el que ordena y el pueblo, por medio de sus representantes en el pleno, ha ordenando que se rectifique el calendario fiscal; hay un clamor popular contra esta medida y el alcalde debe ser consecuente”.
Por parte del PP, el concejal Miguel Lorenzo fue tajante: “Esto demuestra el talante democrático del alcalde. Las mociones fueron aprobadas por la mayoría del pleno, la misma mayoría a la que él apela para aprobar los presupuestos no la respeta para rectificar en el IBI”. 
Lorenzo aseguró que “esta es la verdadera cara de la Marea: predican una cosa y hacen la contraria. No hacen caso a la mayoría y prefieren perjudicar a los ciudadanos”, sentenció.
En la misma línea, Dapena lamentó profundamente el “empecinamiento” de la Marea y del alcalde en “una decisión que perjudica gravemente la economía de las familias coruñesas”. Consideró el líder socialista que  “el cambio unilateral impuesto por Marea Atlántica supone una decisión injusta, innecesaria y arbitraria”. Igual que hizo en el pleno, Dapena argumentó que el alcalde busca liquidez de Tesorería a costa de la liquidez de los coruñeses. Una solución que no está dispuesto a permitir; “más aún –dijo– después de pedir un préstamo de 11 millones de euros con la misma excusa hace apenas unos meses. 
La capacidad de gestión de la Marea, que tantas veces ha puesto en entredicho la oposición, es, a juicio del portavoz del PSOE la raíz del problema. Recordó que  en gobiernos anteriores y de todos los colores nunca hubo motivos para un cambio fiscal.

deslealtad
Más allá de su carácter “antisocial”, los socialistas critican la decisión de la Marea porque, consideran, pone de manifiesto la “deslealtad negociadora”: recuerdan que en noviembre acordaron unas ordenanzas fiscales sin que en ningún momento se tratase el calendario fiscal y meses después el equipo de gobierno lo modificó de forma unilateral y con perjuicio para los coruñeses.
Otro ejemplo de la falta de respeto que el PSOE reclama para poder llegar a acuerdo con el partido de Ferreiro.

Ferreiro se niega a cambiar el calendario fiscal y mantiene el adelanto del IBI