Ana Belén y Víctor Manuel abarrotan en el primer concierto de las fiestas

Copia de 14
|

Las voces de Ana Belén y Víctor Manuel se llevaron casi todos los aplausos en la noche de ayer, pero también quedaron reconocimientos para el pregonero de excepción de las Fiestas de María Pita. Aunque la pareja tiene fans entre gente de todas las franjas de edad, quien mejor que unos  ‘diplomáticos’ para dar comienzo al calendario de actividades de agosto. 
Desde el mismo corazón de Monte Alto –uno de los barrios que más conserva su esencia en la ciudad– el músico Xurxo Souto, sus compañeros de banda y su inseparable concha marina invitaron a los coruñeses a disfrutar de los fastos en honor a la histórica heroína. 
Además del volantazo en  la elección del pregonero con respecto a otros años, este gobierno local también dio un giro de 180 grados al escenario. El cambio propició que el encargado de abrir los festejos dejase las alturas del balcón central del Consistorio para acercarse más al público, para hablarle de tú a tú desde el escenario que más tarde ocuparon Ana Belén y Víctor Manuel. 
La carencia de las estrecheces de antaño permitió que casi todos los concejales –estuvieron representados Marea Atlántica, PSOE y BNG e incluso Ferrol a través de su regidor; el PP rechazó la invitación– participasen de la, cuando menos curiosa, llamada a la fiesta de Souto. 
A tan solo unos metros de la ciudadanía, el coruñés hizo lo que mejor sabe hacer: mover a las masas después de que el alcalde, Xulio Ferreiro, le hiciera una presentación en la que aludió a la “xeración Xabarín” y al “parrús nos bares”. Tan solo le dio entrada a “un de vós”. A priori los miles de fans que esperaban al recital posterior –de mediana edad en su mayoría– no se mostraban demasiado receptivos a las arengas del representante del “bravú”. 
Pero a medida que las “cornas” rugían en la plaza y que se sucedían las canciones la cosa se animó e incluso los coruñeses con más achaques se divirtieron con el pregonero en una suerte de karaoke salpicado con alguna coreografía. En el mix sonaron hasta 14 temas, desde las canciones más tradicionales a rancheras y algún guiño al rock o al primer policía local de A Coruña. 
En su discurso, hizo un repaso por la historia de la ciudad, por la de sus músicos y por la de sus ilustres y no se olvidó de gritar a coro con miles de coruñeses “A Coruña, a festa somos nós”. Era lo que tocaba porque cada vecino “é músico e creador”.
Así empujó a la ciudadanía a disfrutar de unas fiestas para todos los públicos, que tuvo el honor de abrir con sus palabras. “Neno, tremendo grelo!”, acertó a decir en ‘coruño’ con la intención de mostrar su alegría por ser pregonero. 
Hasta los ediles de distintos grupos unieron sus manos y bailaron. Fue la antesala de un concierto apoteósico, en el que la pareja no dejó indiferente a nadie. Aunque no hubo grandes atascos, los aparcamientos públicos y los establecimientos hosteleros sí se llenaron, al igual que María Pita. Todos fueron termómetros de lo encantada que estaba la gente con el cartel.

Ana Belén y Víctor Manuel abarrotan en el primer concierto de las fiestas