Corea del Norte, del turismo estalinista a Benidorm

El país quiere ofrecer más viajes de sol y playa | reuters
|

El régimen norcoreano quiere cambiar su modelo turístico. De los actuales tours en grupo para visitar el “parque temático estalinista” de Pyongyang a ofrecer planes de sol y playa estilo Benidorm. “El turismo tiene un buen efecto en la vida del pueblo. Por eso nuestro Gobierno y nuestro líder apuestan de manera firme por ello”, explica convencido a Efe Han Chol-su, el vicedirector de proyecto para el desarrollo turístico de la ciudad de Wonsan, conocida como “la perla de la costa este” del país asiático.
La localidad, que está situada a unos 200 kilómetros de Pyongyang y que cuenta con bonitas playas además de lagos, cascadas y hasta una estación de esquí en los alrededores, fue declarada en 2014 Zona de Turismo Internacional, lo que permite inversiones extranjeras en esa zona. El plan es ambicioso. Sus responsables muestran a través de un vídeo como se pretende que el recién remodelado aeropuerto cuente con vuelos internacionales, conectar la ciudad con líneas de tren de alta velocidad y que se construyan zonas de entretenimiento y diversos hoteles con un total de 1.900 camas.
“Buscamos la colaboración y la inversión extranjera, por ejemplo de empresas españolas que cuentan con gran experiencia en este sector, pero las sanciones económicas no nos dejan avanzar”, explica Han, que no qu iere especificar qué porcentaje del proyecto está ya en marcha.
Un grupo de funcionarios norcoreanos viajó recientemente a España para visitar lugares turísticos en la costa mediterránea como Benidorm, Port Aventura o Marina D’or, modelos que podrían servir de inspiración para la precaria industria turística de uno de los países más aislados y herméticos del mundo.
No hay cifras oficiales de turistas, pero se calcula que visitan Corea del Norte cada año entre 4.000 y 5.000 occidentales, la mayoría desde EE.UU., Reino Unido y Alemania.
El surcoreano Korean Maritime Institute calcula que este volumen genera a Corea del Norte unos ingresos de entre 30 y 43 millones de dólares anuales.

Corea del Norte, del turismo estalinista a Benidorm