Los médicos advierten de que la falta de tiempo les impide diagnosticar muchas dolencias

El Ideal Gallego-2015-05-29-009-9c27f1ef_1
|

El presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales (SEMG) en Galicia, José Carlos Bastida, advirtió ayer de que el escaso tiempo de asistencia por paciente del que disponen –cinco minutos–, en ocasiones les impide diagnosticar multitud de enfermedades.
El XXII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia comenzó ayer en Palexco con la participación de unos 3.000 profesionales y un millar de ponencias. En este marco, Bastida compareció en rueda de prensa para asegurar que el poco “tiempo para explorar a los pacientes” que tienen los médicos repercute de manera negativa en su actividad, pues hay diagnósticos que necesitan una examen detallado y, si este no se hace, explicó, no se puede realizar el dictamen.
“La presión asistencial que tenemos los médicos de familia es muy importante en toda España, en todas las comunidades autónomas, esto repercute en nuestro quehacer y en nuestra práctica clínica diaria”, apuntó.
En este sentido, consideró negativa la postura de la Administración, en este caso de las diferentes autonomías, de citar a los pacientes cada cinco minutos. “Si tardo mucho con un paciente tengo la sala de espera revolucionada. La gente no entiende que pueda tardar más de cinco minutos con un paciente, que es lo que nos da la Administración. La gente se queja cuando estoy a las tres atendiendo a los de la una”, lamentó.
Por su parte, Fernando Gonçalves, responsable del Grupo de Salud Mental de la SEMG, recordó que es necesario “invertir tiempo en empatizar con una persona para que se abra” y así poder llegar a una conclusión acertada. También Antonio Torres, miembro del Grupo de Dolor, considera fundamental “que a los hospitales llegasen los enfermos que deben llegar en el momento que deben llegar”.
En cuanto a sus intervenciones en este congreso, el presidente de la SEMG en Galicia aborda la importancia de una patología como la osteoporosis, que genera huesos “frágiles y muy susceptibles de romperse” con algunas causas claras como “fumar, el colesterol alto, la hipertensión o el sobrepeso”.
Se trata de una enfermedad que afecta al 17% de la población española y que sufren 2,5 millones de mujeres, de las que una de cada cuatro tendrá una fractura vertebral y tres o cuatro de cada cien, fracturas de cadera. “Se calcula que hay más de medio millón de fracturas vertebrales al año y dos de cada tres pacientes que tienen una fractura de cadera mueren el primer año, mientras que el 80% de los supervivientes tienen una o dos mermas en su vida diaria”, detalló.
Ello provoca grandes costes “socioeconómicos”, que se traducen, indicó, en 700 millones de euros anuales solo en el caso de las fracturas de caderas.
Sobre la incidencia de la meningitis en Galicia se mostró crítico una vez más con la Administración: “Ya es hora de que nos pongamos de acuerdo en España para tener un calendario de vacunas único”, proclamó, y planteó que quizá debería implantarse la tarjeta sanitaria única.

Los médicos advierten de que la falta de tiempo les impide diagnosticar muchas dolencias