“El Gobierno local vive de la inercia que tenía la ciudad; debe demostrar que existe un proyecto”

El Ideal Gallego-2016-01-30-005-8e5a5bad
|

El exalcalde Carlos Negreira dejará en cuestión de semanas la política activa para dedicarse a otros menesteres. Sin embargo, explica que seguirá como militante de base del PP y que tratará de quedarse a vivir en la ciudad. El político reconoce que echará de menos echarse kilómetros a la espalda en la campaña electoral y, quizá por ello, no descarta del todo su regreso a este mundillo.

¿Qué le lleva a retirarse? 
Con la convocatoria del congreso provincial se cumplían los dos mandatos que, creo, que uno puede estar en cualquier puesto. Entendí que correlativamente debería dejar paso a un nuevo equipo en la ciudad que haga las propuestas de cara a 2019 y tenga libertad para fiscalizar la labor del Gobierno local. 

¿Por qué ahora y no tras las elecciones municipales?  
De todos los sitios hay que saber marcharse y hacerlo en el tiempo oportuno. Hay que actuar con responsabilidad y criterio y viendo lo que es mejor para los coruñeses. Entendí que ahora era el momento no de dejar una parte sino de dejar toda la actividad política porque no sé estar a medias en los sitios. Estoy a tope siempre en cualquier trabajo.
Se aparta de la política muy joven... ¿Regresará? 
La vida me ha enseñado que nunca se puede decir de este agua no beberé. Mi proyección para estos próximos años es dedicarme a otra actividad distinta sin perjuicio de que uno siempre lleva en las venas la política.

¿A dónde se marcha? 
He tomado esta decisión no para irme a un sitio concreto. Viene motivada por un criterio político de lo que creo que necesitaba el partido. Tenemos una muy buena cantera para que tome las riendas . Yo me tomaré unas semanas para reflexionar sobre distintos proyectos que tengo en la cabeza y encauzar mi vida profesional y dedicarme más tiempo a los míos.

¿Creará su propia empresa o fichará por alguna firma? 
Tengo distintas posibilidades que tengo que ver.

Siempre se le ha considerado un líder carismático. ¿Hay recambio para Negreira? 
A nivel provincial hay 1.500 compromisarios que tienen que elegir al presidente provincial: hay muchas personas que lo pueden hacer bien. En cuanto al local, el grupo municipal tiene la autonomía para elegir al portavoz. Dentro de las personas que queden se decidirá quién puede ejercer mejor esa labor y habrá un congreso local para elegir al próximo candidato. No podría  ni debería señalar a nadie.

¿El futuro candidato está dentro del grupo municipal?
Creo que puede ser.

Como alcalde impulsó grandes proyectos. ¿Qué es lo que más valora de todo lo hecho? 
Resolverle problemas a las personas. Cuando resolvemos problemas a los vecinos estamos haciendo bien las cosas. Hubo tres bloques en los que actuamos relativamente bien. Uno, el situar a la ciudad como la que más invertía en Servicios Sociales y ahí está el que haya más plazas de escuelas infantiles o el haber triplicado las ayudas de emergencia. Segundo, dar solución a muchas infraestructuras que estaban inacabadas o paralizadas como la Tercera Ronda, la ampliación de la pista del aeropuerto –porque era una de las infraestructuras que corría más riesgo de no ejecutarse– o actuaciones importantes en los barrios. En tercer lugar, lideramos el cambio tecnológico con el proyecto smart city. También tuvimos una buena relación con el área metropolitana que fructificó en la solución para el agua con la EDAR de Bens o el trazado para el tren a Langosteira. 

¿Le quedó algo por hacer? 
Me dio pena no rematar el museo de Picasso porque es una gran oportunidad. Además, esta legislatura iba a ser decisiva para que nadie se quedase sin ascensor en la ciudad. También habría que haber consolidado el transporte público en el área. 

La Marina, a medio hacer, ha generado cierto conflicto.   
El Gobierno local parece empecinado en no abrir La Marina y entorpecer todo lo que sea el Puerto. Me da pena que esta convivencia que hemos mantenido durante más de 30 años se rompa y que este nuevo Gobierno ponga más impuestos, impedimentos a que se abra La Marina o no apoye al Puerto en sus actuaciones porque es un foco de empleo importantísimo para la ciudad. La Marina, el Parrote y la Ciudad Vieja son un espacio de convivencia que hace mucho tiempo deberíamos haber puesto al servicio de los coruñeses.

¿Qué cree que ocurrirá en la ciudad en este mandato?
Estos meses el Gobierno local está viviendo de la inercia: la Copa del Rey de baloncesto estaba ya contratada y el evento de los grandes veleros y grandes congresos cerrados. Queda que después de llegar al gobierno demuestren que tienen proyecto y que la ciudad puede tener nuevos bríos. Deseo que acierten porque en la medida en que lo hagan le irá mejor a los coruñeses pero, sin duda, veo cosas como que es la primera vez en 32 años en la que no hay presupuestos.

“El Gobierno local vive de la inercia que tenía la ciudad; debe demostrar que existe un proyecto”