Un incendio cerca de la Torre hacer temer una nueva campaña de fuegos intencionados

QUINTANA. INCENDIO DE MATORRALES EN LA ZONA DE ESCOMBROS DE LA AVENIDA DE NAVARRA Y ENTORNO DE LA TORRE DE HÉRCULES
|

Los bomberos extinguieron a las cuatro de la tarde de ayer un fuego que se declaró en una zona sin urbanizar en las inmediaciones de la Torre de Hércules, cerca de las instalaciones deportivas. La pronta intervención de los servicios de emergencia impidió que creciera el fuego que solo afectó un montón de escombros situados justo frente a un taller de vehículos, aunque si llegó a quemar algunos matorrales.
El incendio fue intencionado, aunque las autoridades ignoran todavía quién es el culpable de este hecho que recuerda otros que suceden de vez en cuando en la zona verde que comprende el parque de la Torre de Hércules y sus inmediaciones. Estos han sido, en varias ocasiones, objetivo de vándalos que han prendido fuego a los arbustos o a la maleza.
El caso más importante que tuvo lugar recientemente fue lo que los servicios de emergencia consideraron una broma por parte de “idiotas que se aburrían” Tuvo lugar a principios de octubre. A lo largo de dos ocasiones en esa jornada, a las nueve y media y alrededor de la una de la noche del martes, se lanzaron bengalas en el entorno de la Torre, lo que activó la respuesta de Salvamento Marítimo: tanto el Helimer como la lancha Salvamar recorrieron la costa en el entorno del faro romano en busca del barco en apuros que solicitado el auxilio solo para descubrir que no existía.
Fue en la segunda ocasión cuando tuvieron que intervenir a los bomberos. Era la una de la madrugada y las llamas aparecieron en la falda de la colina sobre la que se levanta la Torre de Hércules. Al parecer, una de las bengalas que encendieron los gamberros había prendido en unos matorrales y los servicios de extinción tuvieron que trabajar duramente para evitar que se propagara. 
Cada cierto tiempo, accidentes como este se repiten. Siempre son intencionados y nunca tienen lugar durante las épocas veraniegas, que es cuando suelen arder los descampados o las zonas verdes. 

no en verano
Los expertos apuntan que podría deberse a que en esa época, las zonas verdes están más frecuentadas que el resto del año por el público que quiere disfrutar del aire libre y las altas temperaturas, y se convierten en testigos que impiden que los incendiarios puedan actuar. 
Por eso, en algunas ocasiones los incendios tienen lugar por la noche. En el lado positivo, la gran cantidad de casas cuyas fachadas miran hacia el parque de la Torre de Hércules permite que la presencia del humo delate muy tempranamente el incendio, de manera que lo normal es que los servicios de extinción logren abortarlo antes de que se extienda y causa daños graves a una de las zonas más representativas de la ciudad.

Un incendio cerca de la Torre hacer temer una nueva campaña de fuegos intencionados