El IRA asesina a tiros a un funcionario de prisiones en una emboscada en Irlanda del Norte

Pintadas favorables al IRA y al Sinn Fein en Belfast EFE/PAUL MCERLANE
|

El funcionario de prisiones David Black fue asesinado ayer a tiros en Irlanda del Norte en una emboscada tendida supuestamente por una facción disidente del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), informó ayer la Policía autónoma (PSNI).

El ataque se produjo hacia las en un tramo de la autopista M1 que une las localidades de Portadown y Lurgan, en el condado fronterizo de Armagh, una zona considerada como un bastión disidente. Según la prensa local, un vehículo con matrícula de la República de Irlanda interceptó el coche del funcionario y alguno de sus tres ocupantes abrió fuego, lo que provocó la colisión de este. El “número dos” de la PSNI, Drew Harris, afirmó ayer que Black, de 52 años, casado y padre de dos hijos, sufrió “heridas de bala graves y, posiblemente, mortales”.

Los disidentes habían criticado las condiciones penitenciarias

La PSNI trata de establecer si el ataque es obra de grupos disidentes opuestos al proceso de paz e investiga también si hallazgo de un coche quemado en Lurgan está relacionado.

El diputado del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) Paul Girvan explicó ayer que el funcionario se dirigía hacia su lugar de trabajo en la prisión de alta seguridad de Maghaberry Prison, al sur de Belfast, donde disidentes del IRA han organizado durante los últimos meses acciones de protesta por las condiciones penitenciarias.

La pasada semana, el Gobierno británico aseguró que el riesgo de que se produzca en Gran Bretaña un atentado terrorista de grupos armados norirlandeses ha bajado al pasar de “considerable” a “moderado”. Sin embargo, advirtió de que en Irlanda del Norte la amenaza continúa siendo “grave, lo que significa que es muy probable” que se produzca un atentado, motivo por el que los funcionarios de prisiones, policías y soldados han sido alertados al respecto.

El ministro principal norirlandés, el unionista Peter Robinson, y su adjunto en el Ejecutivo de Belfast, el republicano Martin McGuinness, condenaron el asesinato y aseguraron que los violentos no detendrán el proceso de paz.

 

El IRA asesina a tiros a un funcionario de prisiones en una emboscada en Irlanda del Norte