La petición de stands para la Feira das Marabillas supera de nuevo a la oferta

El evento siempre cuenta con una alta asistencia de público | patricia g. fraga
|

Cientos de artesanos de toda España aspiran un año más a completar el itinerario de unos 200 puestos con los que contará la vigésimo cuarta edición de la Feira das Marabillas que se desarrollará entre el 24 y el 29 de julio. Con el plazo de inscripción cerrado este mismo viernes, a la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca) le queda la difícil tarea de seleccionar a los expositores conjugando las ofertas exitosas con las novedades. De momento se está centrando en plantear novedades que sigan atrayendo al público hasta el casco histórico.
La peatonalización de la Ciudad Vieja desde hoy mismo no afectará a la organización de la feria medieval de A Coruña. Habrá más espacio libre de coches por las angostas calles del barrio, pero el presidente de Aceca, Adolfo López, descarta por completo que a estas alturas se pueda ampliar la superficie del certamen aunque siempre haya solicitantes que se queden fuera por el número limitado de puestos.
Se estima que como en años anteriores los 200 previstos se quedarán en 205 o 210 pero a ellos aspiran muchas más empresas. La demanda sigue en la línea de otras ediciones en la que superaba por varios cientos los espacios disponibles, y nuevamente hay firmas de artesanía, gastronomía y paradas de bebida y comida.
Incorporaciones y despedidas
Pero lo que más le importa a la organización a un mes vista es seguir mejorando los espectáculos que rodean a toda la Feira das Marabillas. Por ejemplo, el “Recuncho das Pícaras” ubicado en la plaza de María Pita, que es todo un éxito entre el público familiar, “se mejorará, habrá más decoración con arcadas y se colocarán más puestos de venta, dando prioridad a los artesanos porque es como la zona más noble”.
Igualmente se estudia la posibilidad de aportar un plus histórico al evento con una recreación de las antiguas reuniones de la corporación municipal en el atrio de la iglesia de Santiago. Aunque López duda de si saldrá adelante porque requiere actores voluntarios para dos funciones diarias, ya dispone de algunas copias de las actas reales del medievo.
Dentro de la evolución de una cita que suma ya 24 años también se analiza la supresión de la cena medieval ya que el lugar que el Ayuntamiento impuso en 2017, en la Maestranza en vez de en San Carlos, no convence. l

La petición de stands para la Feira das Marabillas supera de nuevo a la oferta