Carlos Marchena: “Vamos a intentar conseguir el objetivo del ascenso a lo grande”

14 mayo 2014 Fútbol Entrenamiento del Deportivo en Abegondo
|

El ascenso se acerca. Carlos Marchena lo intuye. “Es una semana especial porque vemos que puede ser un día importante el sábado, todos queremos que lo sea y, evidentemente, entrenas con la vista puesta en ese día que todos deseamos que llegue”, confesó.
La meta es llevar al Deportivo a Primera. El fin justifica los medios: “Conseguir el objetivo es una fiesta completísima. Luego, habrá tiempo para analizar cómo y por qué se ha hecho de esa manera y saber lo que ha hecho cada uno durante el año, pero conseguir el objetivo es un fiestón”.
Él roza los 35 años. “Para mí, es un plus conseguir a estas alturas lo que me proponga. Lo voy a vivir de una manera muy especial”, admitió.
El empate llega. Pero Marchena no se conforma. “Todos los partidos sales a ganar y, en este, aún más. Hay que salir a resolver la papeleta que tenemos, que es muy bonita. Vamos a intentar conseguir el objetivo a lo grande”, advirtió.
El ambiente que se respira en A Coruña ha llegado al vestuario. “He paseado estos días por la ciudad y todo el mundo me ha dado ánimo y me ha dicho que lo vamos a conseguir. Eso te motiva mucho y luego es una satisfacción, se transmite la alegría a la gente, que te va a llevar en volandas. Esos días no se cambian por nada”, dijo.
Pero la plantilla debe abstraerse. “Que nos llegue, está bien, pero el futbolista tiene que ser frío. La gente puede vivir una prefiesta, pero nosotros tenemos que prepararnos y hacer nuestro trabajo y centrarnos a conciencia”, apuntó.
Después de cinco jornadas dando largas, el ascenso está a la vuelta de la esquina. “La gente lo ve mucho más cerca. Quedan dos partidos, están deseando que se cumpla el objetivo y el sábado es un día propicio. Además, va a hacer buen tiempo”, sostuvo el central, que ve a sus compañeros dispuestos: “La gente sabe lo que se juega y que tiene que ganar. Todo el mundo está preparado y con ganas. Ojalá que esas ganas se transmitan el sábado, se juegue bien y se gane”.
En la plantilla se filtra la ansiedad. “Hay que saber gestionarla. Si un piloto se pone a temblar, igual no puede pilotar un avión. Si el futbolista sale y no soporta la presión por ganar o por cumplir el objetivo, no puede ser futbolista. Hay que saber gestionar esa ansiedad que se pueda tener y que yo creo que no tenemos”, declaró.

relación con vázquez
Antes de darse un abrazo con Fernando Vázquez en el césped, Marchena se refirió a la relación que mantiene con el técnico.
“Es la misma que el día que llegué. No ha cambiado nada. El entrenador tiene su carácter y yo el mío”, sostuvo.
“Es un jefe, a veces conecta con la gente, a veces no. No digo que no haya conectado. Él es de una manera, yo de otra y no estoy aquí para hacer amigos, sino para conseguir un objetivo. Amigos me los hago en la calle o en otra parte. No quiero que el entrenador sea mi amigo, sino un buen jefe, que gestione bien el grupo, que nos saque rendimiento. Después, ya tendremos tiempo de ser amigos”, explicó.
Vázquez es el que mueve las fichas. De ahí que tras el partido de Soria remitiera al técnico para dar explicaciones sobre qué le pasa al equipo. “Él estudia cómo entrenamos, cómo jugamos y seguramente sea el que tiene la mayor información. Cada uno llevamos un entrenador dentro, pero tenemos que prestar atención al mensaje que nos mande el entrenador. Es el más indicado. Yo hablo por mí, pero él habla por todo el equipo”.
Marchena espera instrucciones. “El entrenador puede estar mandando el mensaje que vea apropiado. De momento, no hemos tenido los resultados que hemos querido. Si seguimos así, él intentará cambiar, no sé. No estoy en su mente. Yo podría salir de otra manera, seguramente cada uno saldríamos de una manera diferente, pero hay que hacer lo que el manda y lo que diga. El mensaje definitivo está por llegar. No sé lo que tiene en la cabeza, pero, evidentemente, estará estudiando y planteando el partido para ganar”, argumentó.
Con Lendoiro, su relación era “diferente porque, cuando ves a alguien todos los días igual tropiezas más que con alguien que ves de vez en cuando. No digo que tropiece con el entrenador. Sino que el presidente, cuando venía, era como el padre de todos, nos daba cariño y se hace respetar y querer. Lendoiro es una persona a la que se le tenía especial cariño”.

Carlos Marchena: “Vamos a intentar conseguir el objetivo del ascenso a lo grande”