La campaña del pulpo cierra su primer día en la lonja con apenas 50 kilos subastados

|

El Ideal Gallego-2011-07-06-006-fb6dd0b4

carolina regueira > a coruña

  Ayer fue el primer día que los coruñeses pudieron comprar pulpo gallego fresco en las plazas de abastos, después de un periodo de veda de un mes, pero los que quisieron hacerse con uno tuvieron que ser rápidos por la poca cantidad que había. De hecho, en la lonja solo se subastaron unos 50 kilos, según informan desde el Muro. “Muy poquito, cuatro o cinco cajas”, declara el jefe de cancha, Ignacio Iglesias.
El motivo está en que pocos armadores optaron por retirar ya el lunes sus nasas, el mismo día en que comenzó la campaña a las seis de la mañana. En la cofradía afirman que no fue hasta ayer cuando algunos marineros procedieron a levantar sus aparejos, aunque tampoco hoy se espera una cantidad importante de este cefalópodo, puesto que la mayoría de ejemplares capturados eran crías de pequeño tamaño –de unos 100 gramos, cuando la talla legal es de un kilo– que hubo que devolver al mar.
De hecho, según el patrón mayor, Manuel Cao, el barco que mayor cantidad de pulpos descargó solo llegó a unos 60 kilos, que se venderán mañana. Cao calcula que serían entre 16 y 18 las embarcaciones que salieron a capturar esta especie, la mayoría en el entorno de la Torre de Hércules. Este cefalópodo se puede encontrar a lo largo de todo el litoral, pero en el interior de la bahía está prohibido capturarlo, por eso muchos acuden a Ferrol o hasta Caión. El límite lo conforma la línea imaginaria que va desde punta Herminia hasta o Seixo Branco.
En la poca cantidad que se vendió ayer en el Muro también influye el hecho de que los armadores ahora pueden ejercer la venta directa con las pulpeiras –aunque el producto tiene que pasar por la lonja por cuestiones sanitarias– y así ahorrarse la comisión del intermediario.

Precios > En cuanto a los precios, se situaron en los baremos habituales, de hecho el pulpo es una especie que no sufre grandes variaciones en su coste, precisamente porque lo marcan los restaurantes.
En la lonja se vendió entre los 7 y 8 euros el kilo y la mayoría de piezas rondaban los dos o dos kilos y medio, por lo que solo llegaron una veintena de ejemplares a los mercados de abastos. En ellas, concretamente en la plaza de Lugo, el precio pasó a ser de nueve euros para los pulpos más pequeños de kilo y medio y llegaron a los once los de mayor tamaño.
También se inició el lunes la campaña de la nécora, de la que sí hubo mucha cantidad en la plazas de abastos, aunque no procedente de la lonja coruñesa. Según explica Ignacio Iglesias, este marisco no es “el fuerte” de A Coruña, por lo que supone que las que ayer se ofrecían en las plazas de la ciudad procedían de otros puertos como el de Ferrol, donde es más común, Cedeira o el entorno de Camariñas y Corcubión. En San Agustín se podían comprar este crustáceo por 25 euros el kilo.


 

La campaña del pulpo cierra su primer día en la lonja con apenas 50 kilos subastados