Simpatizantes del pueblo kurdo usan pintura para atacar el consulado turco

El Ideal Gallego-2015-11-12-006-f7ee4547_1
|

Al día siguiente, la acera frente al consultado turco parecía el escenario de un crimen que es, obviamente, lo que querían los sujetos que ayer arrojaron pintura roja al portal y a la entrada del número 6 de la avenida de Linares Rivas. En medio de la marca de “sangre”, la silueta de un hombre, que presuntamente evoca las muertes del pueblo kurdo debido al conflicto que les enfrenta con el Gobierno turco. Al lado, la leyenda “Kurdistán ceive” y enfrente, “Turquía asesina”.
La brigada de la Policía Judicial investiga ya lo sucedido, que por ahora se considera un acto vandálico. Se sabe que los responsables tuvieron que actuar en mitad de la noche, porque en esa zona la actividad comienza muy temprano. En ese inmueble, además, hay muchas oficinas, y algunas abren a las siete y media de la mañana. Eso explica por qué, de momento, no se ha podido localizar a ningún testigo presencial de los hechos. 
De todos modos, la primera impresión apunta a elementos radicales independentistas que pretendían escenificar su apoyo al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que libra una guerra de guerrillas con las fuerzas armadas turcas en el sureste del país. Allí, Silvan, una localidad de 41.500 habitantes de mayoría kurda, que llevan nueve días soportando un fuerte bombardeo, sin agua, luz ni electricidad.

sin quejas
El cónsul honorario de Turquía, Francisco Peleteiro, lamentó lo ocurrido. Señala que ya hace muchos años que ocupa ese cargo, debido a las relaciones comerciales que su empresa mantiene con el país otomano: “Es un hecho desafortunado. No recibimos ninguna llamada ni ninguna queja de nadie”. Sin embargo, reconoció que la protesta por el conflicto kurdo es la única explicación lógica para este acto vandálico.
Peleteiro señaló que los servicios de limpieza municipales estuvieron trabajando durante tres horas hasta conseguir limpiar la calle para devolverla a su estado original. También la puerta del portal estaba abundantemente manchada de pintura, pero como está hecha en su mayor parte de cristal, fue bastante fácil limpiarla.
“No nos sentimos amenazados por el dibujo de la silueta. Suponemos que fue solo una forma de protesta”, comentó el cónsul, que señaló que las labores que ejercen son sobre todo de organización de eventos culturales, y de atención a los alumnos de origen turco, y que visitan la ciudad gracias al programa Erasmus. “Nuestra relación con los usuarios siempre ha sido magnífica”, apuntó. 
Al mismo tiempo, recordó los lazos comerciales que unen Galicia con Turquía, sobre todo en las áreas textiles y de construcción. “Somos grandes importadores de productos turcos para este sector”, comentó Peleteiro.

Simpatizantes del pueblo kurdo usan pintura para atacar el consulado turco