El Ejecutivo quiere que el sector financiero adelante casi 13.000 millones para su reestructuración

|

  El Gobierno insistió ayer en que busca la fórmula idónea para evitar que en 2012 y 2013 aumente el déficit público por las subastas del Banco de Valencia y del banco creado por CatalunyaCaixa. De este modo, quiere que el sector financiero adelante el capital necesario para su reestructuración.

Ningún comprador está dispuesto a pujar estas dos entidades si no cuenta con garantías que le cubran frente a buena parte de la cartera de créditos, en línea con los esquemas de protección de activos ofrecidos en las subastas de la CAM y Unnim. En esos dos últimos casos, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que se nutre de las aportaciones de la banca, ha cargado con la factura del saneamiento y ello ha evitado usar dinero público. Sin embargo, el FGD posee actualmente poco más de 2.000 millones, cantidad insuficiente para cubrir las pérdidas que puedan aflorar en el Banco de Valencia.

Por eso, la banca teme desde hace semanas que el Gobierno le obligue a adelantar sus aportaciones para reforzar el FGD y dar salida a las subastas de las entidades.

Según fuentes financieras, el Ministerio de Economía propone adelantar ocho anualidades, lo que supondría sumar casi 13.000 millones a los citados 2.000.

El Ejecutivo quiere que el sector financiero adelante casi 13.000 millones para su reestructuración