Flores descarta revisar la concesión a Tranvías, pero se sentará a negociar mejoras del servicio

|

El Ideal Gallego-2011-12-08-002-19f43271

 El Ayuntamiento no revisará la concesión de la Compañía de Tranvías, tal y como reclama la oposición. “Cuando dos partes firman un contrato, si uno lo rompe unilateralmente puede llegar a tener graves problemas económicos”, afirmó ayer el teniente de alcalde de Movilidad, Julio Flores, que advierte de que el Ayuntamiento se podría ver obligado a asumir una indemnización si cancela la adjudicación a la empresa, vigente hasta 2023. Lo que no desecha son más negociaciones con la compañía para tratar de introducir mejoras en el servicio. No se pronuncia sobre los cuatro millones de beneficios de Tranvías durante 2010, aunque sí cree que forman parte de los “objetivos lícitos” de una empresa privada.

p. g. l./c.r. > a coruña

 Lo que empezó como una discusión sobre la subida de cuatro céntimos en todas las tasas de los buses urbanos, se convirtió en un debate sobre la idoneidad o no de revisar la concesión del servicio municipal de transporte público a la Compañía de Tranvías. Pese a la insistencia de la oposición, en especial del BNG, el Ayuntamiento descarta por el momento modificar el contrato con la empresa, en el que se establecen las fórmulas a seguir a la hora de calcular los precios anuales de los buses.
Así lo confirmó ayer el teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Julio Flores, que recuerda que romper la concesión, que se otorgó en 1986 y que no finaliza hasta 2023, podría derivar en indemnizaciones para el Ayuntamiento. “Cuando dos partes firman un contrato, si uno rompe unilateralmente puede llegar a tener graves problemas económicos”, matizó el edil popular, que sí reconoció que si el PP tuviese que redactar ahora los términos de la concesión “no se volverían a repetir esas condiciones”.
Pese a esto, el conservador deja las puertas abiertas al diálogo con la compañía para introducir  mejoras en el servicio, como la renovación en 2012 de la flota de autobuses. “El hecho de que el Ayuntamiento se siente a negociar con la empresa para introducir mejoras eso se puede dar por hecho”, reiteró el concejal, que recuerda que el gobierno local ya consensuó este año con la compañía que esta asumiese la mitad de la subida de las tarifas, cuatro céntimos de los ocho que le correspondía, “y continuará asumiendo más de un millón de transbordos gratuitos, que hasta el año 2003 cobraba al precio de 0,06 céntimos cada uno”.

Subvenciones > Para Flores, que PSOE y BNG pidan que se modifique la concesión porque ven “excesivas” las ayudas que se dan a Tranvías “es pura demagogia”. El edil recuerda que fueron los socialistas los que establecieron las condiciones del contrato cuando lo adjudicaron en 1986, y, en el caso del BNG, estos tuvieron responsabilidades de gobierno durante cuatro años. De hecho, asegura que el bipartito transfirió a Tranvías 28 millones para la subvención del bonobús de 2008 a 2011.
Para los nacionalistas, fueron esas ayudas las que hicieron que la compañía tuviese 4 millones de beneficios en 2010, de los que dos se repartieron entre sus accionistas. Flores no quiso opinar ayer sobre este asunto: “Yo no tengo que entrar a valorar los beneficios de una empresa privada, será una cuestión de su propia gestión la que derive esos beneficios”, declaró el popular, que considera que “el hecho de que una empresa privada gane dinero entra dentro de sus objetivos lícitos”. Lo que negó es que el Ayuntamiento financie “déficit de explotación” de la compañía, tal y como afirma el BNG.

 

Flores descarta revisar la concesión a Tranvías, pero se sentará a negociar mejoras del servicio