El juez decidirá hoy si envía a prisión al terrorista islamista detenido

Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior de Mohamed Echaabi, un supuesto terrorista islamista de origen marroquí que al parecer pretendía cometer atentados contra personalidades relevantes y otros objetivos, tanto en Espa&
|

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez determinará hoy si Mohamed Echaabi, el presunto terrorista islamista detenido el jueves y considerado por la Policía "un lobo solitario" que supuestamente pretendía cometer atentados, ingresa en prisión o queda en libertad.

Gómez Bermúdez volverá a citar a Echabii hoy y ordenará entonces su ingreso en prisión o su puesta en libertad, han añadido las fuentes.

Echaabi, de nacionalidad marroquí, arrestado por la Policía en Valencia y considerado "un lobo solitario" está acusado de pretender cometer atentados contra personalidades relevantes y otros objetivos, tanto en España como en otros países europeos.

Según los investigadores fue reclutado por las organizaciones islamistas y se radicalizó a través de Internet con el visionado de material que le adoctrinó en postulados violentos y en técnicas terroristas, una "trayectoria" en la que hay similitudes con Mohamed Merah, autor de varios asesinatos en Toulouse (Francia) en marzo de 2012.

Según se desprende de las investigaciones, Echaabi pretendía perpetrar atentados contra personalidades relevantes u otros objetivos de acuerdo con la doctrina de la Yihad Global (Guerra Santa), tanto en España como en otros países europeos.

Para "adquirir sus convicciones extremistas", Mohamed Echaabi abandonó España y viajó a la franja de Gaza en enero de 2011 con el fin de llevar a cabo una acción de carácter suicida contra intereses israelíes.

Interior recuerda que para ocultar su ideología radical y mimetizarse con los ciudadanos de la sociedad en la que residen, las organizaciones permiten a este tipo de individuos incumplir los preceptos del Islam para poder lograr sus objetivos.

De este modo, es habitual que vistan ropas occidentales, no lleven barba, beban alcohol, fumen o coman cerdo. "Todo ello con el fin de pasar desapercibidos e integrarse en la sociedad objetivo a la que pretenden atacar", añade el Ministerio.

Una práctica que está siendo especialmente recomendada por la actual dirección de Al-Qaeda, bajo el mando de Ayman al Zawahiri -el sustituto de Osama Ben Laden-, quien alienta a sus seguidores en Occidente a cumplir su compromiso con la guerra contra los "sionistas y los cruzados".

Lo que se pretende con estas directrices es cometer atentados de manera independiente y a través de cualquier medio, lo que supone una verdadera amenaza para la lucha antiterrorista debido a su complejidad, por lo que es necesaria la cooperación policial internacional.

El juez decidirá hoy si envía a prisión al terrorista islamista detenido