Las pegas municipales al museo de Bens desconciertan a una veintena de expertos

Recreación de una de las fachadas del Museo de Automoción e Historia
|

La pugna entre el Ayuntamiento y la Fundación Jorge Jove a cuenta del Museo de Automoción e Historia –para el que la entidad privada cuenta con unos terrenos en propiedad hasta 2090 en el parque de Bens– ha acabado por desconcertar a los 18 expertos internacionales a los que el patronato consultó durante la confección del proyecto museístico.
La comisión permanente del patronato de la Fundación Jorge Jove decidió modificar una parte del plan para Bens –eliminó de los terrenos que tiene cedidos una pista técnica y una zona de investigación, que trasladará a otra ubicación– para acercar posturas con el Gobierno municipal.
Pero antes de aprobar de forma definitiva esa variación, la organización volvió a consultar los cambios con los profesionales independientes que participaron en tejer la iniciativa privada de uso público. La llamada a todos ellos ha revelado el “malestar” de los mismos con los problemas que está poniendo el Consistorio para el desarrollo de un museo de primer nivel.
Entre los expertos que colaboraron hay ingleses, alemanes... “y no pueden entender lo que está pasando”. Así lo reconocen desde la propia fundación, que asegura que estos asesores creen que sus políticos verían de buen grado la implantación de una iniciativa similar en sus respectivos países.

interés de otros lugares
De hecho, al margen de estas consideraciones, desde que se hicieron públicas las negativas del actual Gobierno municipal a la ubicación comprometida en Bens, en la que la legalidad está de parte de la impulsora del museo, diversas ciudades tanto gallegas como de otros puntos han mostrado su interés por hacerse con esta instalación cultural.
Incluso se ha rumoreado que hubo propuestas llegadas desde China y los países árabes.
Mientras la demanda de contar con este espacio crece en otras ubicaciones –algo de lo que el impulsor Ángel Jove no quiere oír ni hablar por el interés en que se haga en su ciudad–, la incertidumbre generada por las constantes negativas de la Marea está paralizando la donación de nuevo material histórico a la colección.
En todo caso, desde la Fundación Jorge Jove se comprometerían a seguir comprando documentación y vehículos de toda índole relacionados con el mundo del motor y la industrialización para crear una sala de exposiciones dinámica. En numerosas ocasiones, la entidad civil ha resaltado que, además, de proponer muestras puntuales quieren rotar la exposición fija.

Las pegas municipales al museo de Bens desconciertan a una veintena de expertos