Seoane denuncia que los parlamentarios coruñeses marginan los intereses del área

|

La labor que están realizando los parlamentarios coruñeses tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado deja bastante que desear para el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane.

El mandatario local los acusa de no defender los intereses de los vecinos del área metropolitana y centrar sus respectivas gestiones en la reclamación de inversiones para la ciudad.

Seoane asegura que los parlamentarios locales en ocasiones no reflejan el sentir de los ciudadanos y que en muchos casos desoyen sus necesidades.

Además critica lo que el denomina “políticas de aldea”, en las que se realizan afirmaciones localistas que no reflejan la realidad social, ni contemplan las auténticas necesidades de la comarca.

El alcalde cuestiona la funcionalidad del Senado
y de que sus miembros cobren 6.000 euros al mes

En su habitual intervención de los lunes en la emisora local de la Cadena Cope, Seoane llegó a responsabilizar a la reclamación de un AVE hasta la ciudad coruñesa del retraso de cinco años, según él, que tiene las obras de mejora de la N-VI, en el tramo de las curvas de Biona y la urbanización El Pinar, en la parroquia de Nós.

Las críticas del regidor a los parlamentarios coruñeses no se limitan a una supuesta marginación de los intereses de la comarca, sino también a la labor que se realiza en el Senado, al tiempo que se cuestiona la funcionalidad de la Cámara Alta actualmente.

“Los senadores están ganando seis mil euros mensuales”, dice Seoane, que abogue por la derogación de esta institución.

 

Mayo de 2010 > Las obras de ampliación de la carretera N-VI se iniciaron en mayo de 2010 con el derribo de varias viviendas que se localizaban en los márgenes de la calzada cerca de la fábrica de piensos Biona.

La reforma ya había comenzado con un retraso de más de medio año y el regidor explicaba, en su momento, que se debía a una problemática con la expropiación de algunas de las casas afectadas por el proyecto de ampliación.

El proyecto incluye la construcción de un paso subterráneo a la altura de las calles de O Traballo y As Lavandeiras y de una rotonda en los accesos a O Pinar. Esta infraestructura se construirá con carácter provisional, ya que está previsto que en una segunda fase de la ampliación de la N-VI, el trazado de la vía quede subterráneo de forma que en la superficie quede una infraestructura independiente del vial que se destinará para distribuir el tráfico local. A ambos lados de la vía se habilitarán vías de servicio.

 

Seoane denuncia que los parlamentarios coruñeses marginan los intereses del área