Rouco cree que los diagnósticos prenatales impiden que nazcan muchos niños discapacitados

|

 El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, aseguró ayer que los diagnósticos prenatales impiden nacer a muchos discapacitados.

Rouco Varela señaló en ese sentido que los diagnósticos prenatales se “están convirtiendo en un factor verdaderamente cada vez más que preocupante”.

“Verdaderamente hay que alertar de un peligro previo. Hablamos de los discapacitados que han nacido, pero les cuesta mucho nacer ahora a los discapacitados con esas técnicas de los diagnósticos prenatales están convirtiendo en un factor verdaderamente cada vez más que preocupante”, opinó Rouco.

El presidente de la Conferencia Episcopal y cardenal arzobispo de Madrid hizo estas reflexiones en la inauguración del Congreso “Las paradojas de la discapacidad: autonomía, capacidad y dependencia”, organizado por la “Asociación Mediterráneo senza Handicap” de Italia y la Universidad CEU San Pablo.

A continuación, Rouco Varela señaló que cuando se pregunta en “ciertas” casa de acogida que atienden a discapacitados, como las que reciben a aquellos afectados con síndrome de Down, y se inquiere sobre si “han disminuido enormemente (el número de acogidos) porque la medicina ha progresado”, la contestación es que “no, sino porque no les dejan nacer”.

Durante su intervención, Rouco señaló que los discapacitados tienen tanto derecho a nacer, vivir y trabajar como cualquier ser humano, y ha subrayado que la dignidad personal “es intransferible”.

El cardenal defendió que la persona nace “para la eternidad” y que, por tanto, no se puede descuidar, como se hizo, según apuntó “en la Europa del siglo XX”, el sitio fundamental donde reside el valor de la persona que es “su condición trascendente”. “Supone para la persona humana un fundamento básico de igualdad”, remarcó.

Por otro lado, el presidente de la Conferencia Episcopal recordó y destacado el papel que desempeñaron tanto en la organización como en la participación de la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en 2011 y presidida por el papa Benedicto XVI.

Rouco cree que los diagnósticos prenatales impiden que nazcan muchos niños discapacitados