García estudia destinar fondos municipales a la obra del palco de la música de González Villar

|

Casi un año cubierto por los andamios, asegurado por vigas metálicas y protegido de los curiosos que, día tras días, cuelan la cabeza entre las vallas para comprobar el avance de las obras de restauración del palco diseñado en 1927 por el arquitecto coruñés Rafael González Villar. En septiembre, el Gobierno de Betanzos reconoció que la actuación se alargará más de lo previsto, a la espera de que la Diputación de A Coruña se pronuncie sobre una posible ampliación de la dotación económica destinada al palco brigantino después de que, una vez iniciados los trabajos, los técnicos comprobaran el “gravísimo deterioro” de la estructura y apuntasen a la oportunidad de redactar un plan complementario para evitar la desaparición de la estructura y, sobre todo, la seguridad de quienes transitan entre A Porta da Vila, la García Irmáns y el Cantón de Claudino Pita. 
En cualquier caso, si la institución provincial no puede asumir los gastos de una actuación suplementaria, el Ayuntamiento de Betanzos destinará fondos propios a esta intervención, puesto que, aún tratándose de una cantidad importante, “no lo es si se compara con el valor urbano, histórico y arqueológico que tiene el palco para Betanzos”.
El alcalde de la ciudad, Ramón García Vázquez, habló con claridad meridiana de por qué las obras del palco de la música deberán alargarse todavía más y porque la imagen de la platea, rodeada de andamios, se mantendrá durante todo este 2015 y, de acuerdo con los plazos que maneja la administración municipal, también parte de 2016.

“Afección Importante”
La realidad quedó al descubierto “tras os primeiros levantamentos”, que mostraron “un deterioro moi superior ao previsto en proxecto e unha afección importante na estrutura portante do beiril”, indicaron al regidor los responsables de las obras de rehabilitación del palco de la música, una de las huellas del Modernismo en As Mariñas. 
“Algunos elementos de hierro se deshacían al tocarlos con la mano”, explicaron fuentes del Ayuntamiento de Betanzos.
Informado de la situación, el Gobierno de Betanzos tuvo claro que, independientemente del retraso que comportará, “las restauración tiene que ser integral  y meticulosa”, añadió García. Lo contrario sería “de una enorme responsabilidad”, matizó el regidor, quien abordó este asunto durante su primera reunión con el presidente provincial, el pontés Valentín González Formoso.
Porque además de alterar los plazos, la urgencia de los trabajos –la adjudicataria recomendó no paralizar las obras y ejecutarlas en el menor tiempo posible para evitar que continúe el deterioro– implicó un coste adicional que el consistorio solicitó a la Diputación de A Coruña. “En total, algo más de 38.000 euros”, precisan desde Betanzos.

García estudia destinar fondos municipales a la obra del palco de la música de González Villar