El turrón más artesano regresa a casa por Navidad hoy mismo

13 diciembre 2012 página 11 A Coruña.- San Nicolás acoge hasta el martes la feria expoconvento, un mercado con más de 50 variedades de dulces religiosos
|

El turrón más artesano regresa a casa por Navidad hoy mismo. En la misma línea de las grandes superficies, las monjas y monjes de todo el país han adelantado las fiestas y desde hoy se dan cita en la tercera edición de la Feria del Dulce de Convento Expoconvento. Porque los coruñeses que se reúnen para celebrar lo hacen, desde 2011, con postres casi divinos en la mesa.
La principal novedad de este año es que la artesanía gastronómica monacal se muda a la plaza de España, a un local junto a la parada de taxis, tras dos años en los que la vida eclesiástica de la parroquia de San Nicolás se vio un poco entorpecida y los dulces convivieron “apelotonados”. “En el local en el que estábamos se reúne Cáritas, el coro y se imparte catecismo”, justifica el director de la cita, Javier Mosquera.
Pero la ubicación será solo temporal pues “el progreso y la consolidación” alcanzadas por esta cita solidaria (el dinero íntegro regresa a los conventos que venden cada pasta o almendrado) les brindarán una ubicación acorde a su status.
“Este año por motivos de espacio e infraestructura nos trasladamos pero en 2014 ya estaremos en la Casa del Cura, sede de la vicaría general, de forma definitiva”, avanza Mosquera, que explica que este año no pudo ser porque todavía “no se ha recepcionado la obra” de rehabilitación del espacio colindante al Museo de Belas Artes.

repostería de 45 cenobios
Sea como fuere y donde fuere no faltarán los fray escobas, los naranjines, algunos de los mejores mazapanes de la península, los mendigos de Asís o las yemas de San Leandro. Tampoco lo harán algunos productos que se han hecho famosos en la ciudad  por sus nombres rimbombantes: porque no es lo mismo comerse un pastel que comerse un pastelillo de bienmesabe y los suspiros de monja no saben para nada igual que los suspiros que no son divinos.
Nochebuenos, repelaos, borrachuelos, cortadillos y lágrimas del destierro... son otros de los nombres que guardan detrás recetas ancestrales ocultas tras los muros de los cenobios. En total participarán un total de 45 conventos y monasterios aunque el número de cajas que se expondrán es casi incalculable.
“Este año repiten las clarisas de A Coruña y viene por primera vez dulce de leche fabricado en Sobrado dos Monxes con la leche de las vacas de los religiosos”, comenta Mosquera sobre las atracciones principales. Los segundos empezaron a comercializar el producto artesanal el pasado día 1 viendo que tenían excedentes de leche.
Otro de los reclamos para los que saben de dulces y, sobre todo, de productos artesanos hechos al abrigo del silencio y la meditación serán “los turrones de las Madres Clarisas de Coín, en Málaga”. Aunque las reposteras ya son viejas conocidas de Expoconvento este año será el primero en el que traigan sus turrones, que han recibido un premio a la innovación gracias a “la tentación de Fray Maseo, el secreto de Fray Ángel”.     
Este tipo de pastelería que no se vende habitualmente en las tiendas y que, en muchos casos hay que ir a recoger a sus lugares de origen, se distribuirá hasta el día 17 de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00horas. Una vez que haya volado toda la mercancía, los organizadores recogerán los bártulos para instalarse en Santiago por primera vez.

El turrón más artesano regresa a casa por Navidad hoy mismo